Por qué Boston tiene uno de los cluster de biotecnología más importantes del mundo

lab

En la ciudad se encuentran muchos laboratorios de investigación, además de compañías como Pfizer y Sanofi y las empresas de edición genética.

GE Reports. Boston tiene una larga historia de avances médicos que se remonta a Onésimo, un esclavo africano que introdujo al ministro Cotton Mather en la inoculación durante una epidemia de viruela en 1721. Esto fue siete décadas antes de la primera vacuna contra la viruela de Edward Jenner.

Hoy en día, la ciudad es el hogar de lo que podría ser el cluster de biotecnología más importante del mundo, incluyendo muchos laboratorios de investigación, grandes compañías farmacéuticas como Pfizer y Sanofi, y las exitosas empresas de edición de genes. El propio negocio de biotecnología de GE, GE Healthcare Health Sciences, recientemente trasladó su sede estadounidense al área. (La empresa matriz también se mudará a Boston.)

Fuimos con Travis McCready, presidente y CEO del Centro de Ciencias de la Vida de Massachusetts, un organismo de inversión que apoya la innovación, investigación, desarrollo y comercialización en el campo, para preguntarle qué es lo que la biotecnología y las compañías farmacéuticas encuentran de especial a Boston. Esta es una versión editada de nuestra conversación.

-¿Por qué Boston es tan atractiva para las empresas de biotecnología?

-Tenemos una historia de descubrimientos e disrupciones, ya sea en el sector social, de la ciencia o las humanidades. También tenemos una historia de atraer a personas interesadas en averiguar las cosas. Realmente no nos preocupamos por el dinero demasiado, a menos que sea importante para alimentar la investigación.

-Es una visión muy romántica. Pero, ¿qué dirían los inversionistas?

-Estarían de acuerdo. Soy un chico del desarrollo económico de la vieja escuela. He pasado mi carrera tratando de entender lugares, y creo que los lugares tienen tanto personalidad como tú y como yo. Massachusetts hace que todas las diferentes partes del ecosistema funcionen de una manera que alimenta la economía de las ciencias de la vida aquí. Esa es la salsa secreta.

-Aun así, ¿por qué la biotecnología?

-Tenemos que volver a principios de los setenta. En aquel entonces, Harvard comenzó a experimentar con ADN recombinante, esencialmente empalmando material genético de diferentes fuentes. La ciudad de Cambridge tenía que decidir si permitiría a Harvard construir una instalación dedicada a la investigación en el borde de un barrio residencial.

-¿Cómo reaccionó la industria?

-En ese momento, la gente en la industria de la biotecnología era escéptica. Pensaban que el gobierno estaba tratando de regular algo que no entendía. Pero en realidad tuvo el efecto contrario. Lo que salió de esa conversación fueron las primeras leyes de zonificación en toda la ciudad del país que abordaron el desarrollo de instalaciones biotecnológicas. Crearon reglas y arquitectura que fue por primera vez predecible.

-¿Cuáles fueron algunas de las primeras empresas?

-La mayoría de ellos no sobrevivieron. Muchas se adquirieron y la gente pasó a iniciar otras empresas. La división de transferencia de tecnología del MIT, la primera del país dedicada exclusivamente a las ciencias de la vida, generó cientos de empresas por sí sola. Esa es otra parte de la historia.

-Echa un vistazo al 2020. ¿Dónde estará la industria?

-Ese tipo de pronóstico es realmente peligroso. Las cosas que veo por ahí que son a la vez prometedoras y controvertidas incluyen la edición de genes y la creación de genes. También estoy emocionado por mejorar nuestra comprensión del microbioma en nuestras tripas. Soy de la vieja escuela porque creo que nuestras abuelas tenían razón. Somos lo que comemos. A medida que entendamos más profundamente lo que está sucediendo en nuestras entrañas, creo que se demostrará que eso es verdad.