EE.UU.: Hospitales tienen tasas de mortalidad más bajas durante las inspecciones sorpresa

paciente camilla

Los investigadores examinaron los datos de mortalidad de 1.984 hospitales de todo el país de 2008 a 2012.

Reuters Health. Los pacientes pueden ser menos propensos a morir en los hospitales de los Estados Unidos durante las semanas en que los inspectores de acreditación aparecen sin anunciarse que durante otras épocas del año, sugiere un reciente estudio de los Estados Unidos.

Los investigadores examinaron los datos de mortalidad de 1.984 hospitales de todo el país de 2008 a 2012. Durante las inspecciones sorpresa, el 7,03% de los pacientes falleció dentro de los 30 días de su ingreso en el hospital, según el estudio. En otros momentos, la tasa de mortalidad a los 30 días fue del 7,21%.

La diferencia fue más pronunciada en los principales hospitales universitarios, donde la mortalidad cayó a 5,93% durante las semanas de inspección, de 6,41% en otras ocasiones.

“Nuestros hallazgos son sorprendentes porque ponen de relieve cómo el aumento del enfoque, la atención y el ancho de banda cognitivo, todo lo cual ocurre cuando las personas están siendo monitoreadas, podría conducir a mejoras mensurables en los resultados de los pacientes”, dijo el Dr. Anupam Jena, investigador en la Escuela de Harvard TH Chan de Salud Pública en Boston.

El estudio se centró en las inspecciones de la Comisión Conjunta, un grupo independiente sin fines de lucro que evalúa los hospitales al menos una vez cada tres años para ver cómo siguen las directrices de seguridad de los pacientes, diseñados para evitar muertes evitables, infecciones y errores como errores de medicación. Los hospitales suelen trabajar duro durante las inspecciones para asegurarse de que pasan. Las fallas, que son raras, pueden resultar en un alto a los pagos de Medicare y Medicaid, que a menudo constituyen por lo menos la mitad de los ingresos de los hospitales.

Jena y sus colegas examinaron los datos de pacientes asegurados por Medicare, el programa de salud de los Estados Unidos para ancianos. El estudio incluyó a 244.787 pacientes hospitalizados durante las semanas de inspección y otros 1.462.339 pacientes hospitalizados durante las tres semanas antes y después de los períodos de inspección.

Los pacientes tenían típicamente alrededor de 73 años de edad y aproximadamente el 56% eran mujeres. Muchos de ellos tenían problemas de salud crónicos como presión arterial alta, enfermedades del corazón, colesterol elevado o diabetes.

Los investigadores no encontraron diferencias significativas en cuánto al tiempo en que los pacientes fueron hospitalizados, cuántas personas fueron admitidas en el hospital, las razones para el diagnóstico, las características del paciente o los procedimientos realizados sobre si era o no una semana de inspección.

Sin embargo, en todos los hospitales, los investigadores calcularon que había una disminución del 1,5% en la mortalidad durante las semanas de inspección. Para los principales hospitales universitarios, los investigadores encontraron una disminución del 5,9% en las muertes durante los períodos de inspección.

Los principales hospitales universitarios admitieron un promedio de 900.000 pacientes de Medicare al año durante el período de estudio, señalan los investigadores en JAMA Internal Medicine.

La reducción absoluta en las tasas de mortalidad a 30 días del 0,39% durante las semanas de inspección en los principales hospitales universitarios sugiere que puede haber algún margen para mejorar la calidad durante todo el año, dijo Jena.

“Casi 3600 muertes podrían evitarse cada año, o 10 muertes por día, si los patrones de atención que se observan durante las semanas de inspección hospitalaria fueran los mismos durante todo el año”, agregó Jena.

Es posible que durante los períodos de inspección, los médicos y las enfermeras presten más atención a las cosas que los inspectores comprueban como lavarse las manos para evitar la propagación de las infecciones. Pero no hubo menos infecciones o eventos adversos de seguridad durante las semanas de inspección que en otras ocasiones, señaló Jena.

Otra posibilidad es que los cambios en la forma en que los médicos y las enfermeras toman los diagnósticos y las decisiones de tratamiento durante las semanas de inspección podrían conducir a mejores resultados, dijo Jena.

Una limitación del estudio es que los investigadores no fueron capaces de identificar lo que podría haber causado las menores tasas de mortalidad durante los períodos de inspección.

Los pacientes admitidos durante las semanas de inspección también podrían ser diferentes de los pacientes vistos en otras ocasiones en formas que el estudio no captura, señaló el Dr. Vineet Arora, un investigador de la University of Chicago Medicine, que no participó en el estudio.

Los hospitales también podrían responder a la llegada de inspectores con una mayor vigilancia que se traduce en una mejor calidad de atención, dijo Arora por correo electrónico. Por ejemplo, revisar las recetas antes de que las personas abandonen el hospital podría mejorar las tasas de mortalidad al reducir los errores de medicación.

“Una modesta reducción en la mortalidad es ciertamente algo positivo”, indicó Arora.

“Este estudio pone de relieve que hay potencial para nosotros para aprender lo que está sucediendo durante esas semanas que se asocia con mejores resultados de los pacientes”, agregó Arora. “La cuestión es si se debe a un esfuerzo concertado por parte de los hospitales para seguir prácticas seguras o si hay algo más que está ocurriendo”.