Alifar teme que tratado con UE afecte a la industria farmacéutica regional

El gremio de farmacéuticas latinoamericano alertó a los gobiernos de la región para que el anunciado tratado de libre comercio del Mercosur con Europa no sea ocasión para un relajamiento de las regulaciones locales en materia de patentes de medicamentos, u otros aspectos que perjudiquen las producciones nacionales.
ABC

La Asociación Latinoamericana de Industrias Farmacéuticas (Alifar), que se reunió en asamblea en Asunción, Paraguay, alertó a los gobiernos de la región para que el anunciado tratado de libre comercio del Mercosur con Europa no sea ocasión para un relajamiento de las regulaciones locales en materia de patentes de medicamentos, u otros aspectos que perjudiquen las producciones nacionales, señaló el titular del gremio, Alfredo Antía.

“Ha habido cambios políticos en el Mercosur y en Europa y los Gobiernos de esta zona han dado señales en el sentido de relanzar las negociaciones para un tratado de libre comercio entre ambos bloques. Eso podría afectar los intereses de las industrias farmacéuticas de los países de la Región”, advirtió el presidente de Alifar, Alfredo Antía, en una entrevista, en el marco de la 38ª asamblea anual del gremio.

Detalló que en las nuevas conversaciones con la Unión Europea (UE) se observa un capítulo de propiedad intelectual, con el que se eleva al máximo el interés por la protección de los intereses de las grandes empresas farmacéuticas de dicho bloque.

Antía mencionó otros temas que podrían ser afectados por el tratado con la UE, tales como la protección de datos; igualmente, el tiempo de duración de una patente, que pretende ganar tiempos administrativos del registro; también, algunas medidas de frontera que permitirían decomisos en puertos por la vía administrativa, que para Alifar generan preocupación.

En el marco del Foro Latinoamericano de la Industria Farmacéutica que se realiza en Paraguay, citó que otro de los puntos importantes a tratar es la necesidad de que los Estados impulsen políticas de desarrollo para el sector de la industria farmacéutica, debido a la vital importancia que tiene en la salud pública.

Como tercer tema mencionó la regulación del registro de los productos biosimilares, conocidos también como “de origen biotecnológico”, que surgen como opción para el abaratamiento de medicamentos importados, del alto costo requeridos para el cáncer y otras enfermedades.

Por su parte, el presidente de Cámara de Industrias Farmacéuticas (Cifarma), Gerardo García Saguier, refirió que a nivel local se necesita fortalecer la autoridad regulatoria del sector, que es la Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria (Dinavisa), una dependencia del Ministerio de Salud Pública. El objetivo es que dicha institución adquiera el reconocimiento técnico de sus pares de otros países, para ampliar los mercados.

García indicó que la propuesta es elevar la Dinavisa a la categoría de autarquía y que disponga de un mayor volumen y calidad de recursos.

Según los datos, en Paraguay existen 23 laboratorios farmacéuticos, de los cuales 18 integran el gremio Cifarma. A nivel local, la industria farmacéutica emplea a unas 5.000 personas en forma directa y a 25.000 en forma indirecta. A su vez, la exportación de productos farmacéuticos ingresó en el 2016 unos US$ 52 millones, a través de envíos de unas 15 industrias. El volumen de negocio de la industria nacional es de unos US$ 250 millones a nivel privado y otro monto similar con las ventas a las instituciones públicas.

Comentarios