Argentina: Sinergium Biotech anunció inversión de US$ 50 millones en una nueva planta de vacunas

La empresa, conformada por los laboratorios Biogénesis Bagó, Elea y Novartis Argentina, prepara una vacuna contra el virus Zika.
Cluster Salud

Cluster Salud/"Es un orgullo seguir creciendo y poder iniciar estas obras. Tener una planta de estas características en el país es realmente un diferencial, pocos países en el mundo cuentan con este tipo de tecnología instalada", dijo Alejandro Gil, presidente de Sinergium Biotech, en Buenos Aires, al anunciar que a empresa que fabrica vacunas invertirá US$ 50 millones en un nueva planta.

La nueva instalación debería de estar lista en dos años y ampliar la capacidad productiva que hoy se encuentra en 30 millones de dosis. Con ello se crearán más de 100 nuevos puestos de trabajo y las instalaciones permitirán el desarrollo de la vacuna antigripal en su totalidad así, como nuevas vacunas, tal es el caso de una contra el virus Zika: "Es la misma tecnología que utilizaremos para el desarrollo de la vacuna contra el virus del Zika", explicó Fernando Lobos, director de Negocios de Sinergium Biotech.

La empresa posee un acuerdo vigente con Protein Sciences Corporation y Mundo Sano para el desarrollo conjunto de una vacuna contra el virus que provoca malformaciones congénitas en recién nacidos, al afectar a las embarazadas, y problemas reumáticos en gran parte de los infectados.

Por su parte, Hugo Sigman, accionista de Sinergium Biotech y CEO de Grupo Insud, valoró que "el modelo productivo de esta empresa permite la transferencia y disponibilidad de tecnologías de última generación, la autonomía de nuestro país en la fabricación de productos estratégicos que anteriormente se importaban”.

Importa recordar que la planta actual, que opera desde diciembre de 2012, se creó en respuesta al hecho de que, en 2009, Argentina no había contado con una cantidad suficiente de vacunas para enfrentar la epidemia de gripe A que, ese año, afectó a 30 mil personas y causó más de 600 muertes. “Los países centrales habían comprado toda la producción mundial de vacunas”, explicó, Sigman en ese momento, al inaugurarla.

En respuesta, con apoyo estatal se creó una asociación público-privada (que incluye a los laboratorios Biogénesis Bagó, Elea y Novartis Argentina) para permitir la transferencia de tecnología desde Novartis y Pfizer.

Hoy, la compañía dispone de “un importante potencial exportador", señaló. Lo que no es menor, considerando que países como Paraguay y Bolivia todavía no tienen en stock las vacunas de esta temporada, lo que ha llevado a una situación epidémica en el primero de ellos con cerca de 11.000 casos semanales de influenza.

La planta actual está certificada por la Food & Drug Administration (FDA) y la European Medicines Agency (EMA).

Comentarios