Departamentos de emergencia administran más medicamentos a través de la nariz

La vía intranasal es fácil, rápida y no invasiva par muchos medicamentos. Por ejemplo, parece ser una alternativa eficaz para la naloxona usada en casos de sobredosis de opioides.
Loyola University Health System

Administrar medicamentos a través de la nariz como una alternativa a las inyecciones o terapias intravenosas (IVs) es cada vez más popular en los departamentos de emergencia y ambulancias, de acuerdo con un documento de los farmacéuticos de Loyola Medicine.

La vía intranasal "es fácil, rápida y no invasiva", escriben la farmacéutica del departamento de emergencias Megan A. Rech, y sus colegas en la revista Annals of Emergency Medicine.

Para administrar un medicamento a través de la nariz, una enfermera o un médico adjunta un dispositivo llamado atomizador a una jeringa. El dispositivo entonces se coloca en la fosa nasal del paciente. Cuando se empuja el émbolo de la jeringa, una fina niebla de medicamento cubre la superficie interior de la nariz, proporcionando un acceso directo al cerebro.

La vía intranasal no requiere agujas, es menos dolorosa que las inyecciones y minimiza la propagación de enfermedades infecciosas. Para ciertos pacientes, incluidos los niños, los ancianos y los obesos, la vía intranasal también puede administrar un medicamento al torrente sanguíneo más rápidamente que una inyección.

En algunos pacientes las inyecciones son difíciles de administrar. Un paciente puede estar convulsionando o mostrarse combativo. Un usuario de drogas intravenosas puede tener venas colapsadas. Un niño puede tener miedo de las agujas. Un paciente puede estar usando múltiples capas de ropa. O puede ser difícil y requiere mucho tiempo obtener una línea intravenosa.

El artículo de revisión de Rech y sus colegas examinó la administración intranasal de cinco medicamentos comunes utilizados en los departamentos de emergencia: Midazolam (utilizado para tranquilizar y sedar a los niños y tratar las convulsiones en niños y adultos); Fentanilo (para el alivio del dolor); Naloxona (para las sobredosis de opioides); Ketamina (para inducir la anestesia) y Dexmedetomidina (para sedar y aliviar el dolor en los niños).

La investigación anterior ha encontrado que, cuando se administra intranasalmente, midazolam es eficaz para la sedación de procedimiento, la ansiedad y las convulsiones y el fentanilo es seguro y eficaz para el manejo del dolor agudo. La vía intranasal también parece ser una alternativa eficaz para la naloxona para la sobredosis de opioides. La investigación hasta la fecha es menos clara sobre los papeles para la ketamina intranasal y la dexmedetomidina.

La ruta intranasal tiene varias desventajas. La dosis puede no ser lo suficientemente grande, especialmente para los adultos. No se puede usar en ciertas situaciones, como defectos nasales o uso de cocaína que restringe los vasos sanguíneos. Puede irritar las membranas nasales y dejar un sabor desagradable en la parte posterior de la garganta.

El artículo se titula "Cuándo escoger la nariz: Fuera del hospital y la administración intranasal del departamento de emergencia de los medicamentos".

Comentarios