Para frenar los errores médicos, los doctores deben estar mejor capacitados para admitirlos

Los errores médicos son una de las principales causas de muerte en los Estados Unidos, con algunas investigaciones que sugieren que estos pueden causar 250.000 decesos cada año.
Perelman School of Medicine at the University of Pennsylvania

Los errores médicos son una de las principales causas de muerte en los Estados Unidos, con algunas investigaciones que sugieren que estos pueden causar 250.000 muertes cada año. La comunidad médica ha hecho progresos para normalizar y fomentar la divulgación de errores para los médicos y aprendices médicos con el fin de mejorar la seguridad del paciente y los resultados de la atención de la salud, pero estas directrices son insuficientes cuando se trata de abordar la psicología social que influye cómo y cuándo los médicos y los médicos pasantes revelan errores y cómo manejan las consecuencias de esos errores.

En un artículo publicado este mes en Medical Education, la autora Neha Vapiwala, profesora asociada de Oncología de Radiación y vicepresidenta de Educación de la Facultad Perelman de Medicina de la Universidad de Pensilvania, y Jason Han, estudiante de cuarto año en la Escuela Perelman De Medicina, piden una mejor educación y capacitación centrada en los desafíos psicológicos que coinciden con los errores y divulgación de errores con el fin de mejorar los resultados y reducir el número y la gravedad de los errores médicos.

"Debemos transformar la cultura de revelación de errores en la comunidad médica de una que es a menudo punitiva a una que es restaurativa y de apoyo", dijo Vapiwala. "Y para hacer eso, debemos tender a los desafíos psicológicos con los que los profesionales médicos luchan cuando se enfrentan a la posibilidad de revelar un error".

Iniciativas tales como el modelo de Divulgación, Apología y Oferta han contribuido a lograr ganancias moderadas en la creación de una cultura de transparencia en los sistemas de salud, pero estos esfuerzos se centran principalmente en los aspectos legales y financieros de la divulgación de errores y no abordan otras barreras, miedo, vergüenza y culpa que vienen con la revelación de errores.

"Es posible que estos factores psicológicos sean más difíciles de superar, especialmente en esta era moderna de medios sociales donde los proveedores de atención médica pueden ser revisados ​​y examinados en foros muy públicos", dijo Vapiwala. "Hay una preocupación real de que cualquier pequeño desliz pueda sobrevivir en el Internet para el resto de la carrera de alguien".

Los autores identificaron dos principales sesgos cognitivos que a menudo dificultan la divulgación de errores: el Error Fundamental de Atribución (EFA), que es la tendencia a sobreestimar el propio rol en una situación, y el Error de Pronóstico (EP), la tendencia a sobreestimar el impacto y la duración de las consecuencias negativas subestimando la capacidad de recuperación de esas circunstancias.

Por ejemplo, si un error condujo a una lesión del paciente, el médico podría inicialmente exagerar su propio papel en ese error en lugar de examinar cualquier razón sistemática de por qué se produjo ese error. En segundo lugar, puede también sobrestimar las consecuencias a largo plazo o el tiempo de recuperación para ese paciente, lo que provoca sentimientos de auto culpabilidad y exageración, lo cual daña la relación médico-paciente y puede impedir que un proveedor de cuidados informe el error.

"Superar estos sesgos es similar a suprimir un reflejo, requiere autoconciencia, práctica y, lo que es más importante, educación y entrenamiento", dijo Vapiwala.

Al examinar otros campos que tienen consecuencias de alto riesgo cuando ocurre un error, como la industria aérea, los autores ofrecen varias estrategias para superar estos patrones de pensamiento, utilizando elementos de la psicología social para transformar la cultura actual de divulgación de errores. Las recomendaciones incluyen la incorporación de pacientes estandarizados (PE), actores que simulan a los pacientes, no sólo para "practicar" encuentros difíciles de pacientes, sino también para ayudar a modelar las interacciones con los miembros de la familia, compañeros y administradores para enseñar diversos comportamientos y mecanismos de afrontamiento. Se ha demostrado que los PEs imitan de manera efectiva los elementos psicosociales de la revelación de errores, incluyendo culpa profunda, sentimientos de ineptitud y miedo a las repercusiones.

La realidad virtual (RV) es otra herramienta que puede ofrecer una tecnología inmersiva y realista para complementar los planes de estudio tradicionales, al tiempo que ofrece una tremenda escalabilidad a un costo menor que los PE. Los autores citan un ejemplo de un ejercicio reciente de RV que permitió a los espectadores experimentar la perspectiva de un refugiado sirio de 12 años para incitar más compasión y comprensión. Mientras que el contenido médico de RV no existe actualmente, está en el horizonte para muchos profesionales y practicantes.

Sin embargo, tanto los PEs como la RV tienen limitaciones, ya que los usuarios en última instancia saben que el escenario se simula. "Los pacientes estandarizados y otros escenarios simulados proporcionan una base excelente, pero hasta que se te pone en una situación real y se ve obligado a enfrentar tu error y sus posibles consecuencias, no puedes entender verdaderamente los desafíos psicosociales", dijo Han.

Finalmente, los autores recomiendan implementar un estándar profesional para los aprendices, incluyendo una evaluación formal de las habilidades necesarias para revelar y hacer frente a errores médicos. Esta norma normalizaría la divulgación de errores y la convertiría en una práctica común entre los médicos y los aprendices.

Los autores concluyen que el cambio primario tendrá que ser cultural, no sólo entre los aprendices, sino en todos los niveles de la práctica médica, con el fin de alejar con éxito el estigma actual relacionado con la divulgación de errores.

"Los administradores deben pasar de preguntar" quién tiene la culpa a preguntar "por qué " y "cómo" ocurrió una situación, creando una cultura que abarca la divulgación de errores y busca resolver los muchos factores sistemáticos que conducen a un error en primer lugar. Este enfoque no sólo normalizará las revelaciones de errores, sino que también nos ayudará a entender mejor por qué suceden y  para que podamos prevenir más de ellos en el futuro ", dijo Vapiwala.

Comentarios