“Anemia hospitalaria”, un riesgo infravalorado por médicos y clínicas

Investigación sobre 11.000 pacientes mostró que tal anemia se asocia a peores resultados clínicos después, incluso, de dejar el centro médico. Y con casi 30% de readmisión o peligro de muerte en los casos más graves.
UT Southwestern Medical Center

Uno de cada tres pacientes hospitalizados por problemas médicos experimentó una disminución en su recuento de glóbulos rojos debido a la hospitalización, una situación llamada anemia adquirida en el hospital, según una nueva investigación realizada en EE.UU.

Por otra parte, mientras peor la anemia adquirida en el hospital -o más sangre perdida- más alto el riesgo de la muerte o readmisión, incluso después de ajustar para otros factores importantes, divulgaron investigadores del UT Southwestern Medical Center, en un estudio que envolvió a 11.000 pacientes atendidos en seis hospitales.

"Este estudio pone de relieve un riesgo muy común pero infravalorado de hospitalización, la anemia adquirida en el hospital, que tradicionalmente se ha visto como un cambio incidental en el recuento de glóbulos rojos de ninguna importancia. Sin embargo, nuestros resultados mostraron que la anemia adquirida en el hospital estuvo asociada con peores resultados clínicos después de dejar el hospital, por lo que debe tomarse más en serio", dijo el Dr. Ethan Halm, director del Centro de UT Southwestern para la Investigación de Resultados Centrados en el Paciente y Jefe de William T. y Gay F. Solomon División de Medicina Interna General en UT Southwestern.

Anemia adquirida en el hospital se define como tener un recuento de sangre normal en la admisión, a lo que sigue el desarrollo de anemia durante el curso de la hospitalización. La forma más severa de anemia adquirida en el hospital se asoció independientemente con un aumento del 39% en las probabilidades de ser readmitido o morir dentro de los 30 días posteriores al alta hospitalaria en comparación con el no desarrollo de la anemia adquirida en el hospital. La forma más grave se definió como un hematocrito de 27% o menos en el momento del alta, que ocurre en el 1,4% de todas las hospitalizaciones en el estudio, que aparece en el Journal of Hospital Medicine.

"Este es el primer estudio de los resultados adversos después de alta de la anemia adquirida en el hospital entre un grupo diverso de pacientes que fueron hospitalizados por diferentes razones", dijo el autor principal Dr. Anil Makam, profesor asistente de Medicina Interna y Ciencias Clínicas y un miembro del Centro de Investigación de Resultados Centrados en el Paciente. Otros estudios han examinado los resultados posteriores al alta en pacientes hospitalizados por ataques cardíacos.

Si bien el estudio no establece la capacidad de prevención, señala varios factores de riesgo directamente asociados al desarrollo de la anemia adquirida en el hospital. "Nuestros hallazgos sugieren que la reducción de la pérdida de sangre durante las cirugías mayores y la reducción de las pruebas innecesarias durante las estancias hospitalarias pueden reducir el riesgo de un paciente de desarrollar anemia severa adquirida en el hospital y potencialmente mejorar su recuperación", dijo el Dr. Makam.

En el estudio actual, los investigadores descubrieron que los dos predictores potencialmente modificables más fuertes de desarrollar anemia moderada o severa adquirida en el hospital son la duración de la estancia hospitalaria y los pacientes sometidos a cirugía mayor. En el futuro, los investigadores esperan examinar otros resultados centrados en el paciente que puedan estar relacionados con la anemia adquirida en el hospital, como la fatiga, el deterioro funcional y la trayectoria de la recuperación post-hospitalaria.

Comentarios