Polémicas sanitarias en México

Por Alberto Aguirre M., Periodista para El Economista. 

Por obligación, el Seguro Popular depurará su padrón de afiliados. Y es que este año caducan 17,2 millones de afiliaciones al sistema creado hace 12 años. La administración que encabeza Gabriel O’Shea ha establecido un criterio: no renovar la póliza a aquellos que tengan otras derechohabiencias.

De acuerdo a las estimaciones de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, esta depuración generará un nuevo universo de empadronados, con 12 millones de reafiliaciones.

La Encuesta de Satisfacción y Percepción del Usuario 2015 de la CNSS, indica que el abasto de medicamentos está resuelto en el país. Entre el top 10 está Puebla, pero una historia muy distinta en el ISSSTE donde la gente debe de esperar mucho tiempo para que le surtan sus recetas y casi siempre salen con la mitad de lo que necesitan; además de que las horas de atención es restringida y la infraestructura insuficiente.

El problema radica en que se ha tolerado a un prestador de servicios que no cumple con los requisitos necesarios para cumplir en tiempo y forma. Este mismo proveedor ya ha sido sancionado en estados como Tabasco y Chiapas en los que se rescindió de manera anticipada su contrato debido a la falta de surtimiento y la entrega de medicamentos caducos. En ambos estados se decía que el abastecimiento de medicamentos no superaba 30%.

Resulta incomprensible que estos servicios continúen y, en ese sentido, se rumora que Roberto Rivero Trewartha, titular del organismo Carreteras de Cuota Puebla, y Ángel Patiño Rodríguez, encargado de Despacho de la Subsecretaría de Planeación, Evaluación, Desarrollo y Operación de la Secretaría de Salud se traen algo jugoso entre manos y han privilegiado sus intereses personales por encima de los de los ciudadanos, incluso poniendo en riesgo la salud de los poblanos.

Las denuncias sobre el desabasto remiten a la recién renovada torre médica del Instituto de Seguridad para presenciar que falta mucho por hacer y que la inversión que se hizo ahí de poco o de nada sirve si no se resuelve a fondo el problema de surtimiento de recetas.

Las polémicas en el sector salud se multiplican. Ahora mismo, en el sector farmacéutico se rumora sobre una demanda a los integrantes del subcomité de evaluación de productos biotecnológicos y Cofepris, por la reciente aprobación de un biocomparable.

Un terreno minado. Y es que Cofepris no considera las patentes que otorga el IMPI, que protegen indicaciones terapéuticas. Cofepris autoriza los registros de los productos biocomparables conforme a lo autorizado para el producto Biotecnológico de Referencia. Y no libera ningún registro sin antes consultar con el IMPI la vigencia de las patentes (sólo patentes de Principio activo y métodos de obtención del principio activo).

Las denuncias contra empresas que incurren en malas prácticas se registran en todo el país. En Baja California, Lavandería Industrial Maypa, firma dedicada a la recolección, transporte y almacenaje de residuos peligrosos, está bajo la lupa de las autoridades medioambientales por presuntas irregularidades como infraestructura obsoleta y fallas en rubros como seguridad del personal, manejo y destrucción adecuada de los residuos.

Marcelo Hinojosa, presidente de la empresa y líder de la Canacintra en Tijuana, tendrá que hacer frente a los reclamos y abstenerse de traficar influencias.

Comentarios