Médicos del sueño llaman a retrasar horarios de clases de jóvenes

Los estudios demuestran que dormir poco en los adolescentes se asocia, entre otras cosas, a un rendimiento escolar deficiente, obesidad, disfunción metabólica y enfermedades del corazón.
Reuters Health

Las clases iniciales en la escuela media y las preparatorias después de las 8:30 am ayudarían a los adolescentes a estar alertos, sanos y listos para aprender, dicen los especialistas en medicina del sueño estadounidense.

"La Academia Americana de Medicina del Sueño (AASM por sus siglas en inglés) recomienda que los adolescentes entre 13 y 18 años de edad deben dormir de 8 a 10 horas por noche en una base regular para promover la salud óptima", el autor principal de la nueva declaración de la AASM Dr. Nathaniel Watson dijo a Reuters Health en un correo electrónico.

"La biología y los horarios de inicio de la escuela pueden compartir la culpa por la pérdida de sueño adolescente. Un cambio natural en la sincronización del reloj interno "circadiano" del cuerpo ocurre durante la pubertad, y como resultado, la mayoría de los adolescentes tienen una preferencia biológica para una hora de acostarse tarde-noche", dijo Watson, un especialista del sueño en la universidad de Washington en Seattle .

Los estudios demuestran que dormir poco en los adolescentes se asocia con un rendimiento escolar deficiente, obesidad, disfunción metabólica y enfermedades del corazón, aumento de los síntomas depresivos, ideación suicida, conductas de riesgo y lesiones atléticas, escriben Watson y sus coautores en el Journal of Clinical Sleep Medicine.

Los estudiantes también tienen un mayor riesgo de estar involucrados en un accidente automovilistico cuando están privados de sueño, señalan. Alrededor del 35% de las muertes de adolescentes se deben a accidentes automovilísticos.

Estudios previos sobre el retraso en los tiempos de inicio de la escuela han demostrado beneficios incluyendo tiempos de sueño más largos, menos somnolencia diurna, más participación en la escuela y menos ausencias y llegadas tardías, añaden los investigadores. Los comienzos más tarde de la escuela también se han asociado con menos depresión y ansiedad.

Comentarios