Ránking The Lancet: El mejor acceso y calidad de la salud están en Europa Occidental

De los 20 primeros países en la medición, 18 son de esa región. Los otros dos, Japón y Australia. EE.UU está en un pálido 35º lugar. Perú entre los países que mejoraron más entre 1990 y 2015.
The Lancet

Ni Canadá ni Japón están entre los 10 primeros países del mundo, y Estados Unidos terminó con un pésimo puesto 35º, en el ránking muy esperado, de The Lancet, sobre el acceso y la calidad de la atención sanitaria en 195 países, publicado hoy viernes.

Entre las naciones con más de un millón de almas, los máximos honores (con datos del 2015) fueron a Suiza, seguido por Suecia y Noruega, aunque el patrón de asistencia sanitaria de oro sigue en manos de la minúscula Andorra, un país que es poco más que canchas de esquí y sellos postales, ubicado entre España (que quedó Nº 8) y Francia (en el puesto Nº 15).

Islandia (Nº 2), Australia (nº 6), Finlandia (nº 7), Países Bajos (nº 9) y el centro financiero y bancario de Luxemburgo completaron los primeros diez finalistas, según un amplio estudio publicado en la revista médica The Lancet.

De los 20 países que encabezan la lista, menos Australia y Japón (Nº 11), todos están en Europa Occidental, donde prácticamente la totalidad de las naciones tienen alguna forma de cobertura de salud universal.

Estados Unidos (35º), donde un Congreso republicano quiere retirar las reformas que dieron a millones de personas acceso al seguro de salud por primera vez, se ubicó por debajo del Reino Unido, que se ubicó en el puesto 30, pese a los esfuerzos de su respetado servicio de salud pública.

El Índice de acceso y calidad de la atención sanitaria, basado en las tasas de mortalidad de 32 enfermedades que pueden evitarse o tratarse eficazmente con atención médica adecuada, también registró el progreso en cada país en comparación con el año de referencia de 1990.

Prácticamente todos los países mejoraron durante ese período, pero muchos, especialmente en África y Oceanía, cayeron más atrás que otros en la prestación de atención básica a sus ciudadanos.

Con las excepciones de Afganistán, Haití y Yemen, los 30 países que se encuentran en la parte inferior del ránking están todos en África subsahariana, con la República Centroafricana sufriendo los peores estándares de todos.

"A pesar de las mejoras en la calidad de la atención sanitaria y el acceso durante 25 años, la desigualdad entre los mejores y los peores países ha crecido", dijo Christopher Murray, director del Instituto de Medición de la Salud y Evaluación de la Universidad de Washington y líder de un consorcio de cientos de expertos que contribuyeron al estudio.

Una señal de advertencia

Además, añadió en un comunicado, el nivel de atención primaria era más bajo en muchas naciones de lo esperado dados los niveles de riqueza y desarrollo.

Entre los países de Asia, Indonesia, Filipinas, la India y el pequeño Brunei se cuentan los países con menor rendimiento, mientras que en África, Botswana, Sudáfrica y Lesotho tuvieron mayor margen de mejora. Las regiones con sistemas de salud con un rendimiento inferior al de la riqueza incluyen Oceanía, el Caribe y Asia Central.

Entre las naciones ricas, el peor transgresor en esta categoría fueron los Estados Unidos, que encabeza el mundo en gastos de salud per cápita según algunas medidas, pero posee importantes problemas de desigualdad sanitaria.

Dentro de Europa, Gran Bretaña se ubicó muy por debajo de los niveles esperados.

"El Reino Unido lo hace bien en algunas áreas, incluyendo las enfermedades cerebrovasculares", señaló el coautor Marin McKee, profesor de la London School of Hygiene and Tropical Medicine. "Pero se queda atrás en los resultados de algunos tipos de cáncer", explicó.

La brecha entre la calificación real y esperada se amplió durante el último cuarto de siglo en 62 de las 195 naciones examinadas.

"En general, nuestros resultados son una señal de advertencia de que el aumento de acceso a la salud y la calidad no es un producto inevitable de un mayor desarrollo", dijo Murray.

Entre 1990 y 2015, los países que mejoraron más en la prestación de atención sanitaria incluyeron Corea del Sur, Turquía, Perú, China y Maldivas.

Las 32 enfermedades para las que se siguieron las tasas de mortalidad incluyeron tuberculosis y otras infecciones respiratorias; enfermedades que se pueden prevenir con vacunas (difteria, tos ferina, tétanos y sarampión); varias formas de cáncer tratable y enfermedades del corazón; y trastornos maternos o neonatales.

Comentarios