infarto

infarto

Los resultados de una investigación demuestran que este nuevo alimento funcional puede atenuar la disminución de la contractilidad cardíaca tras un infarto de miocardio en ratas.
Los algoritmos creados por la Universidad de Nottingham se sumarían a los ya utilizados para diseñar tratamientos personalizados actualmente.
El hallazgo, publicado en Nature Communications, abre un escenario de nuevas aplicaciones para una estrategia farmacológica sencilla, segura y de bajo coste.