Dietas ricas en grasas poliinsaturadas pueden alterar las hormonas del apetito entre los millennials

Las nuevas investigaciones publicadas muestran que la gente entre los 18 y 35 años de edad, que consumen regularmente alimentos que contienen grasas poliinsaturadas, como las nueces, el salmón y el aceite de canola, pueden experimentar cambios favorables en las hormonas del apetito asociadas con el hambre y la saciedad.
Edelman Seattle

Las nuevas investigaciones publicadas muestran que los millennials (edades entre 18 y 35 años) que consumen regularmente alimentos que contienen grasas poliinsaturadas (PUFA), como las nueces, el salmón y el aceite de canola, pueden experimentar cambios favorables en las hormonas del apetito asociadas con el hambre y la saciedad. Las hormonas específicas en el cuerpo ayudan a controlar el apetito. Algunas hormonas son responsables de señalar al cuerpo que coma, mientras que otras dicen que el cuerpo está lleno, o saciado. La investigación está explorando cómo los alimentos pueden reducir el hambre o aumentar la saciedad al influir en estas hormonas. Estos tipos de cambios hormonales en última instancia, podría desempeñar un papel en el logro de un peso corporal óptimo.

En este estudio, los investigadores analizaron las respuestas fisiológicas de hambre y saciedad midiendo los cambios hormonales, así como las valoraciones subjetivas pidiendo a los participantes que indicaran en una escala cuán hambrientos o llenos estaban y cuánto creían que podían comer. Los participantes del estudio que consumieron una dieta rica en PUFAs tuvieron una disminución significativa en la grelina de ayuno, una hormona que aumenta el hambre, y un aumento significativo en el péptido YY (PYY), una hormona que aumenta la plenitud o la saciedad. Los participantes vieron aumentos en PYY mientras ayunaban y después de consumir una comida. Estos tipos de cambios hormonales implican un mejor control del apetito. No hubo cambios en las valoraciones subjetivas en la dieta rica en PUFA o en la dieta de control.

"Las hormonas del apetito juegan un papel importante en la regulación de cuánto comemos", dijo el investigador principal, Jamie A. Cooper, de la Universidad de Georgia. "Estos hallazgos nos dicen que comer alimentos ricos en PUFAs, como los que se encuentran en las nueces, puede cambiar favorablemente las hormonas del apetito para que podamos sentirnos más llenos por más tiempo".

Los investigadores reclutaron a 26 hombres y mujeres sanos (edades 18-35) que visitaron el laboratorio para las medidas y para recibir sus comidas a través del estudio. Al comienzo del estudio, los participantes se midieron y consumieron comidas de prueba ricas en grasas saturadas. Los investigadores entonces colocaron sujetos en una dieta de siete días altos en PUFAs o una dieta de control consistente en un típico patrón de alimentación estadounidense. La dieta rica en PUFA incluía alimentos enteros como nueces, salmón de Alaska, atún, aceite de linaza, aceite de semilla de uva, aceite de canola y suplementos de aceite de pescado. Todas las comidas fueron proporcionadas por los investigadores. Después de la dieta de siete días, los participantes consumieron las comidas de prueba altas en grasas saturadas, de nuevo.

Las dos dietas contenían el mismo número de calorías totales y el porcentaje de calorías de la grasa pero diferían en los tipos de grasa incluidos. La dieta de control estaba compuesta de 7% de grasas poliinsaturadas, 15% de grasas monoinsaturadas y 13% de grasas saturadas, en comparación con la dieta rica en PUFA, que consistía en 21% de grasas poliinsaturadas, 9% de grasas monoinsaturadas y 5% de grasas saturadas.

Las nueces son únicas entre los frutos secos porque están compuestas principalmente de PUFAs, con 13 de 18 gramos de grasa total por porción de una onza (28 gramos). Como resultado, las nueces son las únicas que contiene una cantidad significativa de ácido α-linolénico omega-3 (ALA) a base de plantas (2,5 gramos por una onza). La investigación sobre los beneficios para la salud de los PUFAs continúa evolucionando y, más recientemente, las Guías Alimentarias 2015-2020 para los estadounidenses han recomendado consumir este tipo de grasa en lugar de grasas saturadas.

Como con cualquier estudio de investigación, es importante considerar las limitaciones. Se necesitan estudios más amplios y de más largo plazo, así como estudios en diversas poblaciones, para aclarar los efectos de toda la población. En el contexto de una dieta alimentaria completa, como la dieta utilizada en este estudio, es difícil discernir si los cambios observados con la dieta rica en PUFA pueden atribuirse a un tipo específico de PUFA, fuente de alimento o una combinación de factores dietéticos. Se necesitan más ensayos clínicos para determinar la ingesta óptima de PUFAs dietéticos para ofrecer el mayor beneficio para la salud.

Comentarios