El Párkinson podría partir en las células endocrinas de los intestinos

En un estudio pre-clínico investigadores lograron descubrir cómo logran conectarse estas bacterias con el cerebro. Se especula que un agente en el intestino podría interferir con la alfa-sinucleína, deformándola, e iniciando el mal.
Centro Médico de la Universidad de Duke

Investigaciones recientes sobre la enfermedad de Parkinson se han centrado en la conexión intestino-cerebro, examinando las bacterias intestinales de los pacientes, e incluso cómo cortar el nervio vago que conecta el estómago y el cerebro podría proteger a algunas personas de la enfermedad debilitante.

Pero los científicos comprenden poco acerca de lo que está sucediendo en el intestino, la ingesta de toxinas o gérmenes ambientales, tal vez, que conduce al daño cerebral y a los signos distintivos del Párkinson como temblores, rigidez y dificultad para caminar.

Los investigadores de la Universidad de Duke han identificado un nuevo mecanismo potencial en ratones y células endocrinas humanas que pueblan el intestino delgado. En el interior de estas células se encuentra una proteína llamada alfa-sinucleína, que se sabe que va mal y conduce a aglomeraciones perjudiciales en el cerebro de los pacientes de Parkinson, así como aquellos con enfermedad de Alzheimer.

De acuerdo con los hallazgos publicados el 15 de junio en la revista JCI Insight, investigadores y colaboradores de la Universidad de California, San Francisco, creen que un agente en el intestino podría interferir con la alfa-sinucleína en las células endocrinas intestinales, deformando la proteína. La proteína deformada o mal plegada podría propagarse a través del sistema nervioso al cerebro como un prión, o proteína infecciosa, de manera similar a la enfermedad de las vacas locas.

"Existe una abundante evidencia de que la alfa-sinucleína mal plegada  se encuentra en los nervios del intestino antes de que aparezca en el cerebro, pero exactamente donde se produce este mal reparto es desconocido", dijo el gastroenterólogo Rodger Liddle, autor principal del documento y profesor de Medicina en Duke. "Esta es otra prueba que apoya la hipótesis de que el Parkinson surge en el intestino".

La alfa-sinucleína es el tema de muchas investigaciones en curso sobre el Párkinson, ya que es el principal componente de los cuerpos de Lewy, o depósitos de proteínas tóxicas que se instalan en las células cerebrales, matándolas desde el interior. Los grumos se forman cuando la alfa-sinucleína desarrolla una torcedura en su estructura normalmente espiral, haciéndola "pegajosa", y propensa a la agregación, dijo Liddle.

Pero, ¿cómo pasaría una proteína al viajar a través del "tubo" más interno del intestino, donde no hay células nerviosas, en el sistema nervioso? Esa es una pregunta que Liddle y sus colegas trataron de responder en un manuscrito de 2015 publicado en el Journal of Clinical Investigation. Aunque la principal función de las células endocrinas intestinal es regular la digestión, los investigadores de Duke descubrieron que estas células también tienen propiedades nerviosas.

En lugar de usar hormonas para comunicarse indirectamente con el sistema nervioso, estas células endocrinas intestinales se conectan físicamente a los nervios, proporcionando un camino para comunicarse con el cerebro, dijo Liddle. Los investigadores demostraron esto en un impresionante video (2015, Journal of Clinical Investigation) en el que una célula endocrina intestinal se coloca bajo el microscopio cerca de una neurona. En pocas horas, la célula endocrina se mueve hacia la neurona y las fibras aparecen entre ellos a medida que establecen la comunicación.

Liddle y otros científicos se asombraron por el video, dijo, porque las células endocrinas -que no son nervios- se comportaban como ellas. Esto sugiere que son capaces de comunicarse directamente con el sistema nervioso y el cerebro.

Con el nuevo hallazgo de alfa-sinucleína en las células endocrinas, Liddle y sus colegas ahora tienen una explicación de cómo las proteínas malformadas pueden propagarse desde el interior de los intestinos al sistema nervioso, utilizando una célula no nerviosa que actúa como un nervio.

Liddle y sus colegas planean recolectar y examinar las células endocrinas intestinales de personas con Parkinson para ver si contienen alfa-sinucleína mal doblada o anormal. Nuevas pistas sobre esta proteína podrían ayudar a los científicos a desarrollar un biomarcador que podría diagnosticar la enfermedad de Parkinson más temprano, dijo Liddle.

Nuevas pistas sobre alfa-sinucleína también podrían ayudar al desarrollo de terapias dirigidas a la proteína. Los científicos han estado investigando tratamientos que podrían prevenir que la alfa-sinucleína se malforme, pero gran parte de la investigación aún está en sus primeras etapas, dijo Liddle.

"Desafortunadamente, no hay grandes tratamientos para la enfermedad de Parkinson en este momento", dijo. "Es concebible por el camino que podría haber formas de prevenir el mal plegamiento de alfa-sinucleína, si se puede hacer el diagnóstico temprano".

Comentarios