Facebook revela planes para una interfaz cerebro-computadora del habla

El proyecto de la compañía permitiría que pacientes con trastornos comunicativos, pero planean ir más allá hasta un nuevo modo de comunicación.
Medgadget

Esta semana, Facebook celebró su conferencia anual F8 en San José, California. Mientras que la F8 típicamente implica el anuncio de nuevas características a la compañía de la plataforma de medios sociales, Mark Zuckerberg y la compañía compartieron algunos detalles interesantes sobre un proyecto de neurotechnología que se está desarrollando en su división secreta de investigación y desarrollo llamada "edificio 8".

Tomando el escenario, la cabeza del Edificio 8, Regina Dugan, reveló que Facebook está desarrollando una interfaz cerebro-computadora (BCI por sus siglas en inglés). Dugan compartió una demostración de vídeo de una paciente con ELA escribiendo sólo con su mente a través de una prótesis neural del cerebro de tamaño de arveja a unas ocho palabras por minuto.

Aunque tal tecnología sería, por supuesto, un gran beneficio para los pacientes con trastornos comunicativos o enfermedades neurológicas como ELA, Dugan explicó que la visión más grande de Facebook para BCIs es un modo de comunicación llamado "discurso silencioso", en el que los pensamientos que desea compartir son transmitidos silenciosamente a través de un BCI y decodificado como texto a 100 palabras por minuto, dándole la velocidad y flexibilidad de su voz, pero con la privacidad del texto escrito. Este sistema también podría desempeñar un papel en la realidad aumentada y la traducción de idiomas. Esto se lograría a través de sensores ópticos avanzados, no invasivos, que todavía no se han desarrollado.

Dugan también se refirió un proyecto que permite a los usuarios "oír" a través de su piel a través de sensaciones hápticas entregadas a través de un brazal consistente en actuadores sintonizados a 16 bandas de frecuencia. Cada palabra se traduce en un patrón háptico único para que el usuario descodifique, de la misma manera que las letras Braille se pueden decodificar con los dedos de un lector.

Combinando el BCI con el sistema de habla háptica, Dugan ilustró que una persona podría comunicar mentalmente una palabra en mandarín mientras la otra persona sentía la palabra en español. Es una aplicación fascinante de la neurotecnología que podría cambiar los comportamientos sociales, pero también podría mejorar enormemente la calidad de vida para aquellos que sufren de trastornos auditivos, impedimentos del habla, problemas de visión y enfermedades neurológicas.

Anteriormente publicado en Medgadget. Reproducido con el permiso de Medgadget.

Comentarios