La otra cara del Zika: Científicos lo probarán para combatir cáncer de cerebro

La investigación se centrará en el glioblastoma, la forma más común de cáncer cerebral, que tiene una tasa de supervivencia a cinco años de apenas el 5%.
Reuters Health

Científicos de Gran Bretaña planean aprovechar el virus Zika para tratar de matar células tumorales cerebrales en experimentos que dicen que podrían conducir a nuevas formas de combatir un tipo agresivo de cáncer.

La investigación se centrará en el glioblastoma, la forma más común de cáncer cerebral, que tiene una tasa de supervivencia a cinco años de apenas el 5%.

El Zika causa severa discapacidad en los bebés atacando las células madre en desarrollo en el cerebro, pero en los adultos, cuyos cerebros están completamente formados, a menudo no causa más que síntomas similares a la gripe.

En el glioblastoma, las células cancerosas son similares a las del cerebro en desarrollo, lo que sugiere que el virus podría utilizarse para atacarlas mientras se evita el tejido cerebral normal del adulto. Los expertos dicen que los tratamientos existentes deben administrarse a dosis bajas para evitar dañar el tejido sano.

Los investigadores liderados por Harry Bulstrode en la Universidad de Cambridge utilizarán células tumorales en el laboratorio y en ratones para evaluar el potencial del Zika.

El virus transmitido por mosquitos se ha extendido a más de 60 países y territorios en un brote mundial que fue identificado por primera vez en Brasil en 2015.

"La infección por el virus Zika en bebés y niños es una de las principales preocupaciones de salud mundial, y el foco ha sido descubrir más sobre el virus para encontrar nuevos tratamientos posibles", dijo Bulstrode en un comunicado.

"Estamos adoptando un enfoque diferente, y queremos usar estas nuevas ideas para ver si el virus puede desatarse contra uno de los cánceres más difíciles de tratar... Esperamos demostrar que el virus Zika puede frenar el crecimiento de tumores cerebrales en las pruebas en el laboratorio", agregó Bulstrode. "Si podemos aprender las lecciones de la habilidad de Zika para cruzar la barrera hematoencefálica y seleccionar células madre cerebrales de forma selectiva, podríamos tener la clave para futuros tratamientos".

Comentarios