Esta ropa de hospital puede monitorizar a los pacientes

Los científicos del Instituto suizo Empa han diseñado un tipo de tejido capaz de medir el ritmo cardíaco del usuario que lleva esta ropa.

Pablo G. Bejerano, Think Big. En un hospital siempre existe la necesidad de controlar los parámetros clínicos de los pacientes. Es un aspecto básico y para lograrlo se hacen mediciones periódicas o se delega en aparatos de monitorización. El problema de este tipo de equipamiento es que normalmente conlleva cables , que conectan el paciente a la máquina. Un equipo de científicos del instituto científico Empa, en Suiza, ha propuesto una solución.

Estos investigadores, cuyo instituto pertenece a la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, han desarrollado un tejido capaz de albergar sensores que pueden medir el ritmo cardiaco. Esta función se podría integrar en la ropa del hospital, con el fin de monitorizar a los pacientes. De esta forma los encargados de vigilar por la estabilidad de estas personas podrían evitar cualquier tipo de concentración.

Lo normal es que el pulso se mida con sensores en partes del cuerpo delgadas, como un dedo o el lóbulo de la oreja. Sin embargo, la sensorización que tienen estos tejidos permite medirlo en cualquier parte del cuerpo. El proceso es sencillo, consiste en emitir luz a través de la piel y medir los cambios de intensidad. Estos se deben al pulso del paciente. La forma en que se recibe la luz emitida es la que define el ritmo cardiaco.

La tecnología que han desarrollado los científicos del Empa se basa en fibras ópticas de polímero. Así se conoce a este material, que en este caso está dotado de una gran flexibilidad. Por lo general son fibras asociadas a tecnologías de comunicación y no suelen ser muy flexibles. La modificación que han practicado los investigadores permite que se puedan doblar sin problemas. Tanto es así que la ropa se puede meter en la lavadora y la tecnología sale intacta.

La idea ha sido crear sensores que se puedan integrar plenamente en tejidos. Y los científicos han empezado por un sombrero. Con esta prenda han experimentado para medir el ritmo cardíaco de su portador. Los resultados han sido buenos y por eso piensan que el trabajo podría dar pie a monitorizar a los pacientes en los hospitales a través de la ropa.

Los investigadores han pensado incluso más allá de los resultados actuales. Si ahora el tejido es capaz de medir el pulso del paciente, en el futuro hará mucho más. Así lo esperan al menos sus creadores. Entre los parámetros que están en su radar se encuentran la saturación de oxígeno y aspectos del metabolismo.

Comentarios