30% de niños hospitalizados pueden presentar cuadros de depresión

Tanto la enfermedad como la hospitalización son eventos estresantes en la vida de un niño, provocándoles un estado de ansiedad y depresión, que generalmente se manifiesta con llanto, excesivo apego a los padres, no quieren comer, no pueden dormir, expresan rechazo y agresividad.
Andina

Aproximadamente un 30% de los niños que ingresan a hospitalización pueden presentar una sintomatología depresiva resultado de algo que le ocurre o está viviendo, alertó Ana María Castañeda, psicóloga del Instituto Nacional de Salud del Niño San Borja (INSN-SB) de Perú.

Agregó que para un niño el proceso de hospitalización es una experiencia nueva, y mucho dependerá del soporte familiar para que el menor logre adaptarse a estos cambios y aceptarlo como un proceso necesario para su recuperación. 

El INSN San Borja, a través del Servicio de Psicología, trabaja estos casos de manera integral con los pacientes y sus familiares. Asimismo, está el acompañamiento de los padres que es fundamental para la recuperación de un niño hospitalizado, la ausencia de los padres produce desarraigo y una sensación de vacío.

Al respecto, en el Día Mundial de la Salud, que este año se centra en el tema de la depresión, el INSN-SB reafirma su compromiso por el estado emocional de aquellos niños, que a su corta edad deben afrontar una enfermedad y un largo proceso de hospitalización.

A propósito de esta fecha el INSN San Borja realizó en el marco de su programa “humanizar para sanar” una serie de actividades lúdicas y show de clowns, interactuando con nuestros pequeños pacientes de hospitalización con el fin de robarles una sonrisa a través de juegos y mensajes motivadores.

“Creemos que no hay mejor momento que el Día Mundial de la Salud para brindar alegría y felicidad a nuestros pacientes. Cada momento de felicidad ayuda a la recuperación del paciente porque aumenta sus defensas”, remarcó Zulema Tomas Gonzáles, directora del nosocomio.

El INSN SB es un centro pediátrico especializado que atiende pacientes con patologías complejas, tumores cerebrales, malformaciones congénitas, problemas cardiovasculares, grandes quemados, niños con leucemia, que requieren intervenciones quirúrgicas y tratamientos prolongados.

Tanto la enfermedad como la hospitalización son eventos estresantes en la vida de un niño, provocándoles un estado de ansiedad y depresión, que generalmente se manifiesta con llanto, excesivo apego a los padres, no quieren comer, no pueden dormir, expresan rechazo y agresividad.

Comentarios