Nuevos descubrimientos podrían cambiar el estándar de alarmas auditivas en salud

Las alarmas utilizadas actualmente y que forman parte del estándar, no siempre son reconocidas adecuadamente por el personal.
Human Factors and Ergonomics Society

La norma global de dispositivos médicos IEC 60601-1-8, publicada por primera vez en 2006, especifica los requisitos de seguridad y rendimiento para las alarmas auditivas en equipos médicos eléctricos y sistemas utilizados en hospitales y otros centros de salud en todo el mundo. A pesar del uso generalizado de estas alarmas, las investigaciones han demostrado que los médicos tienen dificultades para aprender y distinguir entre ellas, incluso después de escucharlas repetidamente, lo que puede dar lugar a retrasos de tiempo crítico o errores en la atención al paciente.

Para combatir estas deficiencias, un equipo de finvestigadores de factores humanos/ergonomía dirigidos por Judy Edworthy está poniendo a prueba nuevas alarmas con el objetivo de actualizar la norma actual. Sus resultados han sido publicados en Human Factors, "La capacidad de reconocimiento y localizabilidad de alarmas auditivas: el establecimiento de normas de dispositivos médicos globales".

Edworthy, profesora de psicología aplicada y directora del Instituto de Cognición de la Universidad de Plymouth, escribe: "Ha sido bien conocido durante bastante tiempo que las alarmas actualmente asociadas con el estándar son difíciles de aprender y recordar y están en necesidad de actualización. De acuerdo con la investigación auditiva, los sonidos que tienen mejores vínculos con sus significados, así como aquellas que con más variable acústica, deberían ser más fáciles de aprender, ninguno de los cuales es el caso de la actual serie de alarmas".

En su paper, Edworthy y sus alumnos  reclutaron a más de 300 participantes de dos estudios que compararon cuatro alarmas prototipo con alarmas estándar IEC existentes para determinar qué conjunto era más fácil de reconocer, recordar y localizar. Los diseños de prototipos se basan en la literatura disponible en cognición auditiva y se incluye, entre otros, los ritmos de palabras, que son alarmas de copiar los ritmos de las funciones que representan (por ejemplo, una unidad de seis pulsos imitando la palabra "cardiovascular"), y los iconos auditivos, o sonidos con una relación evidente a la funciones que representan (por ejemplo, un frasco de pastillas para una alarma de la administración del fármaco).

En el primer estudio, los participantes reconocieron y se acordaron de cada uno de los cuatro sets de alarmas mejor que los diseñados bajo la norma CEI actual, con los iconos auditivos teniendo un mejor rendimiento. En el segundo estudio, los participantes fueron capaces de localizar tres de las cuatro alarmas de prototipo rápida y más exactamente, especialmente aquellos con un gran número de armónicos. Este hallazgo es particularmente valioso en el diseño de las alarmas para un área que sirve a muchos pacientes, como en una unidad de cuidados intensivos con múltiples camas.

De acuerdo con Edworthy: "La idea es construir un cuerpo de evidencia que demuestre que los sonidos son una mejora con respecto a las actualmente en la norma y demostrar esto de varias maneras". La investigación futura consistirá en probar las alarmas en un entorno de simulación diseñado para representar con mayor precisión un centro de atención médica en el mundo real.

Comentarios