Comer nueces puede reducir el riesgo de regreso del cáncer de colon

El hallazgo se aplica a “nueces de árbol” como las almendras o castañas de cajú, pero no al maní. Y los efectos se presentan con la ingesta de apenas 57 gramos a la semana.
Julie Steenhuysen/Reuters Health

Los sobrevivientes de cáncer de colon que comen por lo menos 57 gramos de nueces de árbol a la semana -aproximadamente 48 almendras o 36 castañas de cajú o anacardos- es significativamente menos probables que vuelvan a tener el mismo cáncer o morir de él que los que no comieron nueces, dijeron ayer miércoles investigadores del Instituto de Cáncer Dana-Farber en Boston.

El hallazgo fue realizado por el Dr. Temidayo Fadelu, del Instituto citado, y su equipo, quienes analizaron un cuestionario sobre la ingesta dietética de un ensayo clínico de 826 pacientes con cáncer de colon en estadio III - una etapa en la que el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos, pero no a otras partes del cuerpo.

Todos los pacientes en el estudio habían recibido cirugía y quimioterapia para tratar sus cánceres de colon.

Las personas que informaron que comían más de 57 gramos de nueces de árbol por semana -alrededor del 19% de los participantes del estudio- tenían una probabilidad 42% menor de recurrencia y un 57% menos probabilidad de muerte que aquellos que no comían nueces.

El beneficio se aplica sólo a los frutos secos y no a los cacahuetes o mantequillas de maní, dijo Fadelu, cuyo estudio se publicó antes de la próxima reunión de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) que se celebrará a principios del próximo mes en Chicago.

Que se pierda el efecto puede deberse, especuló,  a que los cacahuetes son legumbres, que pueden tener una composición metabólica diferente a las nueces de árbol, dijo Fadelu.

"Este estudio muestra que algo tan simple como comer nueces en general puede hacer una diferencia en la supervivencia a largo plazo de un paciente", dijo el presidente de ASCO, Daniel Hayes, en un comunicado.

Hayes agregó que la alimentación saludable básica es a menudo pasada por alto por los médicos y sus pacientes en el cuidado del cáncer.

El equipo se centró en el consumo de nueces porque estudios previos han demostrado que comer nueces puede reducir el riesgo de obesidad y diabetes, factores que también influyen en el riesgo de recurrencia y muerte por cáncer de colon.

Fadelu dijo que estudios adicionales deberían mirar si los frutos secos están asociados con mejores resultados de salud en otras etapas del cáncer de colon.

Comentarios