El efecto placebo sería efectivo a pesar de la discapacidad intelectual

Hasta ahora, se pensaba que este efecto requiere funciones intelectuales de orden superior, tales como razonamiento, pensamiento abstracto y predicción del futuro.
Karolinska Institutet

Contrariamente a las creencias anteriores, las personas con discapacidad intelectual congénita severa son sensibles a los efectos de tipo placebo, según una nueva investigación del Karolinska Institutet, publicada en la revista científica Neurology. Los resultados sugieren que la influencia de las señales sociales implícitas en los efectos de la esperanza se han subestimado.

El efecto placebo es un ejemplo de cómo el poder de la mente puede influir en las funciones del cuerpo, como cuando una píldora de azúcar simple alivia el dolor cuando el tomador cree que es un analgésico real. Pero los efectos similares a los de tipo placebo también se producen cuando las expectativas influyen en la eficacia de los medicamentos reales. Hasta ahora, los investigadores de placebo han presumido que este tipo de efecto de expectativa requiere funciones intelectuales de orden superior, tales como razonamiento, pensamiento abstracto y predicción del futuro. Pero ahora resulta ser más complejo que eso.

"Nuestros resultados desafían las ideas existentes sobre cómo se forman las expectativas de tratamiento y ahora podemos proponer otros procesos más intuitivos como una posible base del efecto placebo, como la capacidad de interiorizar las expectativas de las personas que te rodean", dice Karin Jensen, Profesora asistente del Departamento de Neurociencia Clínica de Karolinska Institutet.

Análisis de 24 estudios médicos

Ella y sus colegas en Karolinska Institutet y Harvard Medical School analizaron 24 estudios médicos publicados que incluían a personas con discapacidad intelectual congénita (un coeficiente intelectual por debajo de 70), incluyendo diagnósticos como Down, síndrome de X frágil o síndrome de Prader-Willi. La mitad de los estudios fueron llamados "open-label", en los que todos los participantes recibieron fármacos activos. El otro tipo fue controlado con placebo, en el que los participantes no sabían si se les estaba dando un placebo o fármaco activo.

"Sólo comparamos los resultados de aquellos que recibieron drogas reales y encontramos diferencias significativas en los resultados del tratamiento entre los dos grupos, a pesar de que los pacientes habían recibido exactamente los mismos fármacos", dice la Dr. Jensen. "La única diferencia entre los grupos fue la probabilidad de obtener una droga activa".

Sutiles señales sociales podrían ser importantes


La conclusión es que las expectativas implícitas transmitidas por las personas que administran los fármacos, o que de otra manera están involucrados en el tratamiento, es probable que influyan en la neurobiología de los pacientes y, en última instancia, su respuesta al tratamiento. En ese sentido, los efectos de la esperanza no son sólo el resultado de hechos y sugerencias, sino también las sutiles señales sociales que los pacientes recogen de las personas que les rodean.

"Este aspecto del efecto placebo ha sido subestimado", dice el Dr. Jensen. "Esto significa que los modelos que hemos creado de cómo funciona el efecto placebo deben ser revisados ​​para que el enfoque no se centre sólo en funciones cognitivas avanzadas, como la capacidad del paciente para crear escenarios futuros abstractos".

Comentarios