Tendencias post COVID-19

Lunes, 21/09/2020
Por Pablo Norese, líder Cluster Pacífico Sur Philips Chile.
Pablo Norese

América Latina se ha convertido en uno de los principales focos de la pandemia, que se ha extendido a todos los rincones, incluso a áreas remotas. Toda esta situación ha llegado a mostrarnos el significado real de la palabra "colaboración", de la importancia de la “accesibilidad” y de la relevancia que ha adquirido la telemedicina en todos sus ámbitos, desde la consulta virtual del paciente hasta su cuidado en el hogar.   

Es fundamental—dado las características geofráficas de Chile—incorporar lugares remotos a estos cambios, implementar la telemedicina, interoperabilidad y trabajar en una ficha única que aglutine el historial médico de cada paciente y que éste sea compartido desde cualquier punto del país, para agilizar un buen diagnóstico y prevenir enfermedades, mediante el análisis y manejo de datos del paciente. 

Es aquí donde vemos la relevancia de que todos los actores involucrados; profesionales de la salud, industria e instituciones públicas y privadas tengan un rol fundamental y colaboraren con los objetivos de grandes proyectos en bien de la salud nacional, como por ejemplo el trabajo que se está haciendo en la elaboración de un Plan Nacional del Cáncer.

Nuestra meta es que los sistemas de salud, los proveedores de cuidados de la salud y las personas pueden acceder a sus datos de salud personal, de modo que la atención brindada pueda ser más personalizada y que la gente pueda ejercer mayor control sobre su propia salud, bienestar y estilo de vida. Al conectar las soluciones del hospital al hogar, podemos permitir un camino hacia el bienestar y una vida más saludable.

Desde el comienzo de la pandemia, hemos estado monitoreando de cerca el brote en América Latina y en el mundo, trabajando con las organizaciones locales de Philips para garantizar que nuestros equipos estén seguros y que estemos apoyando completamente a nuestros clientes en la primera línea en la lucha contra el COVID-19 en toda la región. 

En este camino, trabajar de la mano con Philips Foundation ha sido una gran experiencia. Desde 2014, la Fundación Philips ha estado ayudando a comunidades desfavorecidas de todo el mundo. Una Fundación que se enfoca en fortalecer el acceso a la atención médica y que busca todo lo que esté a su alcance para contener la pandemia y ayudar a los proveedores de atención médica cuándo y dónde sea necesario.

Una pandemia de esta magnitud puede ejercer mucha presión sobre los hospitales y sistemas de salud en general. La Fundación Philips busca y puede, proporcionar experiencia y conocimientos para aliviar esa presión, especialmente donde más se necesita. Ofrecer tecnologías de salud vitales o proporcionar información sobre las medidas preventivas para detener el COVID-19 a nivel local es un ejemplo de un compromiso amplio, en el que la experiencia, las soluciones y las innovaciones de Philips pueden desempeñar un papel importante.

Para abordar esta emergencia en zonas remotas de Chile y en lugares más vuelnerables, la Fundación Philips está apoyando a Desafío Levantemos Chile en sus esfuerzos por ayudar a las comunidades desatendidas en áreas remotas al proporcionar soluciones de ultrasonido portátiles, lo que permite una mayor fiabilidad a la hora del diagnóstico y colabora en la reducción de las listas de espera y en el uso de camas críticas.   

Un ejemplo concreto, es que con la entrega de uno de estos equipos al Cesfam de San Pedro de Atacama se están realizando ecografías a mujeres embarazadas para tener un control y seguimiento de su embarazo, sin la necesidad que tengan que viajar a la ciudad más cercana. Asimismo, se practican ecografías abdominales, lo que permite detectar algo tan simple como una apendicitis, a tiempo.

Estamos predicando para mejorar la vida de las personas y brindar acceso a la atención médica en América Latina y por supuesto que en Chile, liderando de esta manera la trasformación de la salud, entregando soluciones para mejorar la vida de 3 mil millones de personas al año 2030.

Es así como uno de los temas prioritarios que hemos visto tras esta Pandemia, es la importancia que ha adquirido la salud conectada, la que se está volviendo cada vez más indispensable, y para la cual necesitamos impulsar mejoras en las habilidades médicas de los profesionales a través de la interacción remota con colegas de otras regiones más avanzadas, facilitar la educación médica y, por lo tanto, darle mayor responsabilidad a los individuos sobre su propia salud.  

En este sentido, la Telemedicina establece hoy un nuevo paradigma, que no consiste sólo en la posibilidad de dar una atención de máxima calidad al paciente que está en su hogar, sino que también permite conectar a todos los actores -pacientes, profesionales y centros de salud- para construir un ente sanitario global en el cual no existan fronteras.  Una nueva era en el que no importa dónde estés para recibir la atención que necesitas.

Comentarios