Gestión Hospitalaria

Gestión Hospitalaria

La situación que viven los sanitario, pone de relieve hasta qué punto la protección de los trabajadores de la salud es clave para garantizar un sistema de salud y una sociedad en funcionamiento.
El proceso se inició la semana pasada y se espera que en los próximos días los anticuerpos presentes en las muestras sean aplicados en pacientes enfermos.
Según revela el estudio, el riesgo de infección fue mayor entre los limpiadores, los clínicos de medicina general y aguda, y los de origen negro, asiático y de grupos étnicos minoritarios.
La herramienta ayuda a los médicos a ubicar a los pacientes en uno de los cuatro grupos de riesgo de COVID-19: de riesgo de muerte bajo, intermedio, alto o muy alto.
La llegada del COVID-19 fue un golpe duro para las instituciones médicas.Tras meses, hospitales y clínicas se preparan para reanudar procedimientos pausados y se hacen cargo de esta nueva normalidad, que trae consigo, nuevos desafíos tecnológicos.
La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva hizo una seria advertencia, ante la cual el gobierno reconoció que el sistema de salud "ha llegado al límite".
Mediante este acuerdo se tiene previsto desarrollar métodos de diagnóstico inicial, métodos preventivos, como la vacuna, y métodos para compartir datos que permitan una vigilancia epidemiológica más certera.
En una encuesta mundial realizada por la OMS, el 90% de los países informan de interrupciones en los servicios sanitarios esenciales desde el inicio de la pandemia por COVID-19.
El coronavirus ha infectado a 3.575 doctores y se ha cobrado 146 vidas de personal médico, por lo que el gremio alega que no reciben los equipos adecuados de protección personal.
La transfusión, que contiene anticuerpos, está destinada a permitir a los pacientes eliminar el virus más rápido y limitar el daño al organismo.
Un sólido sistema sanitario y el consenso político en torno a las medidas contra el COVID-19 son algunos de los factores que explican por qué Uruguay ha salido mejor parado en esta crisis sanitaria.
El país carece de enfermeros y cuidadores, y no solo por la pandemia de coronavirus. El ministro de Salud quiso llenar ese vacío con especialistas extranjeros, pero los programas se suspendieron por la crisis.
El VP Cono Sur de Johnson & Johnson Medical Devices analiza las distintas aristas de lo que será la reanudación de los procedimientos médicos y cirugías que fueron postergadas por el COVID-19. Esto se conecta con el reciente lanzamiento de Reactivando Cirugía, una plataforma que reúne las mejores prácticas y pautas gubernamentales con el fin de ayudar a las instituciones médicas a estructurar planes de retorno.
El estudio realizada por la aplicación móvil "Doctor's Handbook", mostró que el 52% no estaba listo para ser vacunado, mientras que el 24,5% dijo que estaría de acuerdo en recibir la vacuna.
Los funcionarios han dicho que la vacuna, desarrollada por el Instituto Gamaleya de Moscú, se administraría a personas, incluidos los médicos, de forma voluntaria en el ensayo final. Se espera que el despliegue masivo comience en octubre.
Los hallazgos de un nuevo estudio son relevantes para los formuladores de políticas que buscan formas de reducir los impactos de la actual pandemia de COVID-19.
El país cuenta con 110 laboratorios para diagnóstico de COVID-19. En total de pruebas realizadas por millón de habitantes, Colombia es tercera con 35.770, Panamá es segundo con 54.960 y Chile es primero con 92.024.
La ADIMECH, que reúne a las empresas más innovadoras del sector, indicó que su sector está colaborando activamente para que los pacientes no COVID-19 puedan retomar sus atenciones en el sistema de salud.
Los recursos serán destinados a financiar gastos operacionales, tales como contratación de personal médico, insumos y medicamentos. Esto, con el objetivo de apoyar la reconversión de espacios del establecimiento de salud para la atención de pacientes críticos de COVID–19.
La difícil situación de los trabajadores de la salud está complicando los esfuerzos para contener el brote, que mató a cerca de 50 mil personas en México, golpeó la economía y costó millones de empleos.