ADN

ADN

El objetivo es curar un trastorno genético llamado síndrome de Hunter, padecido por un hombre de 44 años. Habrá que esperar tres meses para saber si la modificación genética ha sido un éxito, según informa la agencia The Associated Press.
Un estudio publicado por el IRB Barcelona en Nature Genetics demuestra que el sistema de vigilancia y reparación de mutaciones es más eficaz en las secuencias genéticas que codifican para proteína.
La información de la secuencia del genoma humano es primordial para la investigación biomédica. Sin embargo, el valor de esta información es todavía muy limitado porque no se cuenta con un mapa detallado de todos los genes que se encuentran codificados en el genoma.
El proyecto forma parte del Centro Nacional de Macrodatos de Salud y Planificación Familiar (Nanjing), que cuenta con un presupuesto de US$ 904,9 millones.
La enfermedad de Claes-Jensen sindrómica ligada al cromosoma X es una forma rara de discapacidad intelectual que afecta a varones. Además de producir discapacidad intelectual grave, este síndrome se caracteriza por un comportamiento autista, estatura baja, hiperreflexia, estallidos emocionales, paraplejía espástica y convulsiones epilépticas.
La clave está en una proteína llamada CD81, que interacciona con la molécula que degrada los ladrillos necesarios para la construcción del ADN.
La empresa Sohin trabaja con hospitales de 25 ciudades del país para combatir la enfermedad. Tienen un nuevo modelo de atención personalizada basado en la genética y en un asistente personal.
Los expertos pudieron corregir una mutación que causa una enfermedad, haciendo posible evitar que el defecto se transmita a las generaciones futuras.
Matthew Bennett, biólogo de la Universidad Rice, y Kresimir Josic, matemático de la Universidad de Houston, analizan la dinámica a gran escala de los consorcios microbianos sintéticos para ver la forma en la que se conectan.
Investigadores de la Universidad de Harvard han codificado en el genoma de un grupo de bacterias la información digital de una fotografía y un GIF o animación corta.
La inestabilidad genómica es el principal factor de riesgo en el desarrollo de tumores en el ser humano.
Muchos médicos se sienten incómodos de conectar la raza o la etnicidad con la genética y la toma de decisiones clínicas, pero ahora hay herramientas baratas para que esta conexión sirva para prevenir o anticipar enfermedades.
Los investigadores descubrieron que el problema ocurre cuando un paso clave en el desarrollo de los espermatozoides es obstruido por la mutación dentro de un dominio llamado "D-box" del gen Hiwi.
Los resultados, publicados en Oncogene, recogen por el momento los de cáncer de colon, pulmón y mama.
Por Maribel Ramírez Coronel, Periodista en temas de economía y salud para El Economista.
Estos animales tienen anticuerpos especiales, por lo que se está estudiando la posibilidad de utilizarlos en tratamientos específicos para esta enfermedad, a menudo mortal.
El nuevo hallazgo preocupa a los especialistas que ven en esta capacidad de determinar información adicional una violación a la privacidad.
Los resultados de una investigación pueden ser útiles para inducir este proceso letal en las células cancerígenas de forma selectiva y, de ese modo, provocar su eliminación del organismo.
Su valor será de 20.000 rupias indias (US$ 310), mientras que la tecnología similar en los Estados Unidos cuesta más de US$ 3.000.
Investigadores españoles han descrito una proteína clave para evitar mutaciones génicas durante la división celular. Para los expertos, esta nueva función de XBP1 podría facilitar el desarrollo de nuevos tratamientos para estimular la regeneración hepática.