epidemiología

epidemiología

La enfermedad es endémica en 128 países y afecta hasta a 96 millones de personas anualmente.
La enfermedad es causada por la bacteria Yersinia pestis que entró en la historia como la culpable de matar al 60 de la población europea en la Edad Media.
Las principales epidemias de la enfermedad ocurren cada dos o cinco años, dependiendo de las fluctuaciones climáticas y de la mano del mosquito Aedes aegypti.
Hasta el omento, cuatro personas han muerto por la enfermedad en el país, un hombre de 42 años y tres bebés de menos de un año.
La enfermedad había sido declarada como erradicada hace tres años, pero hoy ya suma 4 víctimas fatales en el país, ninguna de ellas vacunadas.
De los 704 casos reportados de la enfermedad en el país, la mayoría corresponden a niños sin vacunas preventivas.
Se han reportado 695 casos de la enfermedad prevenible por vacunación, en 22 estados este año.
Para el 8 de enero, se habían confirmado al menos 55 personas infectadas en la ciudad de Nueva York y 112 en el condado de Rocklan.
Los riesgos de trabajar en una zona de guerra, dificultan el trabajo de los encargados de la OMS que responden a la crisis en el país.
La crisis de refugiados ya ha provocado emergencias de salud en los países vecinos como Brasil.
La enfermedad ya ha cobrado la vida de nueve personas en el país.
Esta enfermedad tropical llegó en 201 al viejo continente.
A pesar de que existe una vacuna efectiva, la 17D, el virus todavía causa brotes que preocupan a los patólogos.
Según los informes por países, 37 personas han muerto por el virus en este año.
En el mismo período de tiempo, se confirmaron 1.266 infecciones y hay 1.232 casos siendo investigados.
Dentro de las sugerencias destaca la importancia de la vacunación para para enfermedades como la influenza.
El gobierno anunció en marzo que ampliará la vacunación contra la fiebre amarilla a todo el país.
Se trata de un niño que vive en Medellín y llegó desde Caracas.
Los casos de malaria o paludismo crecieron un 76% en 2016, según los últimos datos oficiales disponibles.
Este avance convierte a China en el tercer país del mundo en desarrollar una vacuna antiébola, después de Estados Unidos y Rusia.