neuronas

neuronas

Una investigación de la Universidad de Duke, Estados Unidos, ahondó en cómo se forman los hábitos (los buenos y los malos) para saber cómo tratarlos.
Neurocientíficos de la Universidad Autónoma de Madrid han conseguido medir por primera vez la estructura tridimensional de los contactos intercelulares que permiten que la información de los sentidos ‘entre’ a la corteza cerebral.
Con la falta de consciencia en el sueño profundo la actividad de millones de neuronas viaja por la corteza cerebral. Este fenómeno, conocido como oscilaciones lentas, está relacionado con la consolidación de la memoria.
Durante más de un siglo se pensó que las células nerviosas se comunicaban en una sola dirección. Isabel Llano, radicada en París, demostró que era un error.
El trabajo, llevado a cabo principalmente por la investigadora postdoctoral Valentina Annese, podría tener grandes repercusiones en el avance de tratamientos de enfermedades tan distintas como pueden ser los tumores pediátricos o el párkinson.
La profesora de la unidad de toxicología del Consejo de Investigación Médica en Leicester, Giovanna Mallucci, manifestó que el descubrimiento es “realmente emocionante”.
Las nuevas tecnologías e investigaciones en la medicina permiten acercarnos a la idea de retrasar el envejecimiento y en definitiva vivir más. El proyecto puede sonar futurista para muchos, pero en él ya se trabaja, en campos como la llamada gerociencia.