proteína

proteína

Un equipo de investigadores con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha demostrado que la proteína IRF9 desempeña un papel clave en el control de la respuesta mediada por interferones a una infección vírica.
Una nueva investigación española encontró que la proteína DGCR8 podría evitar el deteriodo celular y sería capaz de regenerar los huesos y cartílagos de forma rápida.
Investigadores españoles han observado que la actividad sináptica potencia la expresión de neurogranina, una proteína abundante en el cerebro que participa en los procesos de plasticidad neuronal.
Durante los primeros años de vida el organismo lo produce en cantidad elevada, pero a partir de los 20 años, cuando prácticamente se ha terminado el proceso de crecimiento, disminuye su producción.
Un defecto en la proteína CPEB4 podría actuar como nexo entre los factores ambientales que alteran el desarrollo del cerebro y los genes que predisponen a este trastorno.
Se trata de una proteína cuya falta en algunos animales lleva a desarrollar defectos en regiones del cerebro.
Llamada TET2, investigadores han demostrado por primera vez su influencia en la relación del ARN.
Una proteína provoca el fallo de otra que está implicada en la memoria y el aprendizaje, según demuestra una investigación del Instituto de Neurociencias de Alicante. Los científicos han comprobado además que un gen concreto, principal factor de riesgo para desarrollar Alzhéimer, interfiere también negativamente en el control de esta proteína.
En un estudio publicado en la revista Developmental Cell, científicos de la Universidad de California-San Diego encontraron que los óvulos de ratón que carecen de la proteína L2 no pueden ser fertilizados por los espermatozoides.
El descubrimiento ocurre en un contexto en el que la obesidad ya es considerada una epidemia: unos 2.200 millones de personas sufren sobrepeso u obesidad en el mundo.
Un equipo internacional de investigadores de la Universidad de Friburgo en Alemania y del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III ha identificado una proteína que podría ser un regulador clave en un modelo único de autoinmunidad.
Un estudio, dirigido por el Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra, supone una oportunidad para emplear fármacos ya existentes que impidan la propagación de células cancerosas.