Robert Rivas

Robert Rivas

Las deudas se estiman en 145 mil millones de pesos (US$ 231,9 millones). El interventor Robert Rivas se mostró seguro del proceso que permita concretar el negocio con Nexus, empresa que adquirió la isapre.
El próximo martes los tribunales se pronunciarán sobre la reorganización judicial de Masvida en Chile, proceso que busca despejar el camino para completar la adquisición de la isapre por parte de Nexus y que debería llevar al grupo a inyectar los 27 mil millones de pesos (US$ 42,6 millones) comprometidos.
Fue presentada la querella de una de las sociedades accionistas de empresas Masvida, pidiendo al Ministerio Público investigar los delitos de fraude y prevaricación a partir de la venta de la Isapre al holding Nexus.
La cifra cursada por el Servicio de Impuestos Internos incluye intereses y multas por deuda de capital, por lo que el monto definitivo podría bajar si la exisapre lo solicita a la Tesorería.
Son miles de millones de pesos los que la aseguradora adeuda no sólo a afiliados, sino también a bancos y clínicas privadas, compromisos que se esperaba que fueran saldados con inmuebles de propiedad de la compañía avaluados en cerca de US$ 12,1 millones.
El centro médico presentó un recurso de protección contra Robert Rivas, denunciando la incertidumbre en que quedó la deuda que la isapre tiene con la clínica y que se agudiza con la reorganización judicial iniciada en el Primer Juzgado Civil de Concepción.
Entre los usuarios que se han mantenido en la aseguradora, algunos estarían teniendo problemas con las atenciones con más de mil prestadores médicos, a los que aún no se les pagan las deudas con la antigua isapre y quienes estarían negándose a atender por esta razón.
El acuerdo aún debe ser sometido a votación de la junta de accionistas de la institución de salud previsional.
Así lo consigna un informe elaborado por PwC a solicitud del fondo de inversión Southern Cross (compañía que desistió de la compra de la isapre).