Congo

Congo

A pesar del desarrollo de una vacuna y unos tratamientos eficaces, el personal sanitario lucha por controlar la propagación de la enfermedad en zonas remotas afectadas por el conflicto en el este del país, donde muchos miembros de las comunidades locales desconfían de las medidas de respuesta a la enfermedad.
Una terapia experimental en ese país tiene una tasa de supervivencia al 90%.
La primera muerte por la enfermedad en la ciudad de Goma ha hecho saltar las alarmas.
Más de 2.230 personas se han infectado con el ébola y al menos 1.510 han muerto en el último año.
La Organización Mundial de la Salud lanzó un campanazo de alerta frente a la epidemia.
El director de la OMS se reunió en el país africano con comunidades afectadas por la enfermedad y con trabajadores sanitarios, a quienes agradeció los esfuerzos por contener el brote.
Los riesgos de trabajar en una zona de guerra, dificultan el trabajo de los encargados de la OMS que responden a la crisis en el país.
Al menos 1.500 personas han estado potencialmente expuestas al mortal virus del Ébola en la región de Kivu Norte, donde la OMS ha encontrado problemas para actuar.
En el informe más reciente sobre el brote del ébola en la RDC, la OMS dijo que la situación en las zonas de salud de Bikoro y Wangata en la ciudad de Mbandaka, un área urbana con un millón de habitantes donde se confirmaron casos de la enfermedad, ha permanecido en calma desde mediados de mayo de 2018.
"El brote se está estabilizando, pero aún así el brote no ha terminado", dijo el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, a los periodistas en una visita a Kinshasa, la capital de la República Democrática del Congo.
La propagación del ébola a una gran ciudad en la República Democrática del Congo es preocupante, pero las perspectivas son mucho más optimistas que cuando se informó un brote en África occidental en 2014, dijo el lunes el jefe de la Organización Mundial de la Salud.
Esta es la novena epidemia de ébola en el país desde que la enfermedad fue identificada en la década de 1970.
La vacuna, creada por el laboratorio Merck y enviada desde Europa por la Organización Mundial de la Salud (OMS), aún no tiene licencia pero ha mostrado ser efectiva durante ensayos en África occidental tras el mayor brote de ébola en 2014-2016, que dejó 11.300 muertos en Guinea, Liberia y Sierra Leona.
El titular de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo a periodistas: "Tenemos el acuerdo, el registro, más el permiso de importación, ya todo formalmente acordado (...) Ahora todo está listo para usarla realmente".