Masvida

Masvida

Con el cierre de los registros y el inicio del proceso de liquidación de garantía de la antigua y ahora ex Isapre Masvida, la Superintendencia de Salud realizó el pago de licencias y reembolsos, que en total ascienden a más de 6 mil 100 millones de pesos (US$ 9,5 millones).
Este lunes se cumplieron los ocho meses de plazo que estableció la Superintendencia de Salud a la administración provisional llevada a cabo por el interventor, Robert Rivas, con el objetivo de que la exisapre Masvida lograra saldar sus compromisos con al menos 500 mil afiliados; todo a raíz de la crisis financiera en que se encuentra desde hace meses.
Por siete votos a favor y seis en contra, la comisión que investiga irregularidades en los organismos fiscalizadores por la crisis de la isapre Masvida, despachó a la sala las conclusiones del informe elaborado por la presidenta en la instancia, la socialista Jenny Álvarez.
Tras meses desde solicitada la reorganización judicial, fue finalmente aprobado el acuerdo entre el interventor de la isapre Masvida y los 984 acreedores que dejó la empresa y que participaron del proceso ante el Segundo Juzgado Civil de Concepción.
Sobre la reorganización de Masvida en paralelo, de la cual la clínica es a su vez acreedora, el ejecutivo sostuvo que al mejorar la situación económica de la empresa se puede esperar con mayor tranquilidad que la isapre pague las obligaciones pendientes.
Las deudas se estiman en 145 mil millones de pesos (US$ 231,9 millones). El interventor Robert Rivas se mostró seguro del proceso que permita concretar el negocio con Nexus, empresa que adquirió la isapre.
El organismo puede frenar la acción que persigue la compañía en el Primer Juzgado Civil de Concepción, luego de la presentación de uno de los acreedores de la isapre, denunciando la inconstitucionalidad del procedimiento.
El próximo martes los tribunales se pronunciarán sobre la reorganización judicial de Masvida en Chile, proceso que busca despejar el camino para completar la adquisición de la isapre por parte de Nexus y que debería llevar al grupo a inyectar los 27 mil millones de pesos (US$ 42,6 millones) comprometidos.
Por todo octubre -al menos- seguirá funcionando, pese a la crisis financiera por la que atraviesa el recinto. El presidente de Empresas Masvida, David Medina, afirmó además que los problemas de insolvencia de la clínica continúan, pero que se encuentran realizando las gestiones para evitar la quiebra del establecimiento de salud.
Esto luego de que se supiera que los acreedores de la exaseguradora reclaman deudas por US$ 238 millones, el doble de los que la propia Masvida calculó al momento de presentar su solicitud judicial en la que declaró pasivos por unos 65 mil millones de pesos (US$ 103,9 millones).
Fue presentada la querella de una de las sociedades accionistas de empresas Masvida, pidiendo al Ministerio Público investigar los delitos de fraude y prevaricación a partir de la venta de la Isapre al holding Nexus.
La cifra cursada por el Servicio de Impuestos Internos incluye intereses y multas por deuda de capital, por lo que el monto definitivo podría bajar si la exisapre lo solicita a la Tesorería.
Según el presidente de la compañía, David Medina, están en conversaciones con cinco interesados en adquirir la totalidad o parte del holding.
Los cargos están basados en acusaciones por incumplimiento de la norma que prohíbe que exista dualidad de funciones entre los ejecutivos de las isapres y las respectivas prestadoras de salud, lo que podría configurar un eventual conflicto de interés, como también el uso de información privilegiada.
Según el director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Fernando Barraza, el organismo fiscalizador está todavía en el proceso de recopilación de antecedentes para poder decidir si va a interponer o no querellas en caso de que existieran delitos tributarios.
Son miles de millones de pesos los que la aseguradora adeuda no sólo a afiliados, sino también a bancos y clínicas privadas, compromisos que se esperaba que fueran saldados con inmuebles de propiedad de la compañía avaluados en cerca de US$ 12,1 millones.
El centro médico presentó un recurso de protección contra Robert Rivas, denunciando la incertidumbre en que quedó la deuda que la isapre tiene con la clínica y que se agudiza con la reorganización judicial iniciada en el Primer Juzgado Civil de Concepción.
Una buena noticia para el abogado Remberto Valdés, que representa a las cuatro sociedades de inversión de la comuna de Concepción que realizaron la denuncia ante el SII, el Consejo de Defensa del Estado, y que en su momento, oficiaron a la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.
El libelo puso en antecedentes del Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago, algunos hechos que darían cuenta de la entrega de estados financieros maquillados por parte de la antigua gerencia de la isapre.
La investigación está alojada en el Ministerio Público de la región del Bío Bío, a cargo de su fiscal regional, Julio Contardo, quien dijo que se continúa recabando datos respecto de posibles irregularidades en los estados financieros y contables de la antigua prestadora de servicios de salud.