Superintendencia de Salud

Superintendencia de Salud

Esto, luego de que el presidente de Empresas Masvida (EMV), David Medina, afirmara que el recinto ubicado en Providencia necesita al menos 700 millones de pesos (cerca de US$ 1 millón) para continuar su funcionamiento o deberá cerrar sus operaciones a fines de septiembre sin poder pagar los sueldos de más de 630 trabajadores y 200 médicos.
Fue presentada la querella de una de las sociedades accionistas de empresas Masvida, pidiendo al Ministerio Público investigar los delitos de fraude y prevaricación a partir de la venta de la Isapre al holding Nexus.
Los cargos están basados en acusaciones por incumplimiento de la norma que prohíbe que exista dualidad de funciones entre los ejecutivos de las isapres y las respectivas prestadoras de salud, lo que podría configurar un eventual conflicto de interés, como también el uso de información privilegiada.
Son miles de millones de pesos los que la aseguradora adeuda no sólo a afiliados, sino también a bancos y clínicas privadas, compromisos que se esperaba que fueran saldados con inmuebles de propiedad de la compañía avaluados en cerca de US$ 12,1 millones.
Desde ayer los asegurados pueden elegir si permanecer o no en la isapre, luego de que fuera vendida al grupo americano Nexus Partner.
La nueva administración de la aseguradora estima esto en parte por la preocupación por una eventual fuga masiva de afiliados a partir de mayo.
Así lo consigna un informe elaborado por PwC a solicitud del fondo de inversión Southern Cross (compañía que desistió de la compra de la isapre).
Sebastián Pavlovic, superintendente de Salud, confirmó que los cotizantes serán traspasados a la isapre Optima.