Venezuela

Venezuela

Se trata de una encuesta realizada a trabajadores de 137 hospitales ubicados en 55 ciudades venezolanas.
Con el bolívar devaluado, se dificulta la compra de siete reactivos para las transfusiones.
En el último mes, unos 31 venezolanos han visto cómo sus cuerpos comienzan a rechazar órganos trasplantados ante la falta de medicinas, según Codevida, una organización no gubernamental.
El Ministerio de Salud anunció que incluirá las urgencias hospitalarias y algunas campañas de prevención, y que se origina como respuesta a la crisis humanitaria que ha impulsado a miles de venezolanos para entrar al país.
"Aunque no hay cifras precisas disponibles debido a que los datos oficiales de nutrición o de salud son muy limitados, hay señales claras de que la crisis está limitando el acceso de los niños a servicios de salud, medicinas y alimentos de calidad", dijo el portavoz de UNICEF, Christophe Boulierac, en una conferencia de prensa en Ginebra.
Con una escasez que el gremio farmacéutico ubica en el 85%, la reventa clandestina de medicinas con prescripción pero sin receta está en auge.
En ambos países hubo grandes alzas de casos en 2016 por razones internas pero diferentes, en el primero por la crisis humanitaria, y en el segundo, porque ahora hay acceso a nuevas zonas selváticas.
Los casos de malaria o paludismo crecieron un 76% en 2016, según los últimos datos oficiales disponibles.
La escasez de medicinas y vacunas, a lo que se suman hospitales desatendidos y el éxodo de médicos, han resultado en el deterioro de la situación sanitaria del país.
El análisis del material genético de los virus de fiebre amarilla que causaron los brotes más recientes de la enfermedad en Brasil, con la aparición de los primeros casos en diciembre de 2016, sugiere que los virus llegaron al país desde Venezuela y Trinidad y Tobago, en el extremo norte de América del Sur, precisaron los investigadores.
A pesar que en América Latina la mortalidad infantil ha venido retrocediendo en los últimos años, en el país sudamericano saltó un 30% en el 2016, según cifras oficiales.
Manifestantes denuncian muertes por falta de insumos, y la policía los dispersa con gases lacrimógenos.
Se trata de una reacción al desastroso estado sanitario del país. Las mismas cifras oficiales muestran un aumento de 76% de los casos de malaria, un 65% de mortalidad materna y un 30% de mortalidad infantil en 2016.