fármacos

fármacos

Entre las indicaciones de la ley, está la de obligar a los médicos a recetar medicamentos por su nombre genérico.
Por Amos Olvera Palomino, Analista, para Excélsior.
Un porcentaje importante de los fármacos comercializados no son eficaces en los pacientes debido a la complejidad de los procesos biológicos implicados en las enfermedades y las diferencias genéticas entre las personas.
Se trata del sitio web “Tu Farmacia”, el cual a través de una simple búsqueda, ingresando el nombre de un fármaco, muestra resultados detallados sobre las distintas marcas que lo ofrecen, su precio y si es bioequivalente o no.
Es el culpable de que algunas personas sufran efectos adversos al recibir un tratamiento solo porque los esperan de antemano. Un nuevo trabajo revela claves de este curioso fenómeno: si el paciente cree que el fármaco es caro, los daños se hacen más intensos.
Hoy, gracias a la red, se pueden comprar y vender infinidad de artículos otrora inaccesibles para muchas personas. Sin embargo, no todo es positivo, pues no son pocos los que comercializan productos ilícitos en el ciberespacio que son un riesgo para la salud.
Un aspecto clave de la educación farmacológica es el uso racional de los medicamentos. En esa categoría hay que considerar no sólo el problema de la automedicación sino también otra serie de conductas cotidianas que pone en riesgo la salud de las personas.
Esto ha puesto al descubierto un universo contaminante nuevo, que surge del uso intensivo de fármacos y drogas, de detergentes, productos de limpieza, higiene y cosmética, así como de aditivos de gasolina, del consumo de alimentos enlatados y envasados y de los innumerables compuestos plásticos sintetizados por la industria química.
Los resultados del trabajo ayudarán a investigar enfoques terapéuticos más precisos.
En los centros médicos ocurre que en muchas ocasiones se desperdician medicamentos, y es por esto que el nasocomio implementó un área de Farmacotecnia.