genética

genética

La clave, según descubrió un grupo de investigadores, está en la forma en que se transmite el ADN mitocondrial.
La ELA se mantiene hasta hoy como una enfermedad incurable que afecta el sistema nervioso, llevando a la pérdida de control muscular.
La enfermedad es un raro defecto genético que se caracteriza por fallas en la médula ósea y predisposición al cáncer.
En la actualidad, una de cada 2.000 personas de países occidentales tiene leucemia linfática crónica, que es el tipo de leucemia más frecuente en adultos. Sin embargo, en Asia esta enfermedad es prácticamente inexistente.
Esta es la segunda mutación que se ha descubierto que puede proteger contra la infección de este virus, a 20 años de la primera.
Según el estudio más grande hasta la fecha en el tema, las variaciones genéticas sólo explican una pequeña parte del comportamiento sexual.
Científicos encontraron estos genes en porciones de ADN que no se consideraban importantes en modelos de ratones.
El nuevo sistema supera los problemas técnicos de herramientas anteriores y mejora la fiabilidades de las modificaciones genéticas.
Investigadores encontraron 47 vínculos entre nuestro código genético y la calidad, cantidad y tiempo de sueño. Incluyen diez nuevos enlaces genéticos relacionados con la duración del sueño y 26 con la calidad del sueño.
El descubrimiento ayudaría a tratar los problemas de adicción en las personas con TDAH.
Los resultados revelan solapamientos genéticos entre el TDAH y la depresión, la anorexia, el nivel educativo, la obesidad, el éxito reproductivo, el tabaco y el insomnio.
La investigación exhaustiva hecha en el tema hasta el momento, encontró que la relación no estaría necesariamente en los cambios metabólicos.
Este tipo de pruebas están de moda, para conocer sobre la ascendencia, pero su uso puede estar exponiendo información importante.
Los síndromes mielodisplásicos (MDS) son un grupo de cánceres en los cuales las células sanguíneas inmaduras en la médula ósea no maduran y, por lo tanto, no se convertirán en células sanguíneas sanas.
La variante ε4 del gen APOE es además el mayor factor de riesgo genético conocido para el alzhéimer.
La condición está marcada por la baja estatura, inmunodeficiencia y predisposición a leucemia, linfoma y tumores sólidos.
El acuerdo con 23andMe, le dará a la británica acceso exclusivo a la vasta base de datos de ADN de la firma respaldada por Google.
El método permite encontrar variantes de riesgo sin una muestra de control. Es decir, no necesitan comparar muestras de pacientes con cáncer con las de personas sanas.
Los resultados de estos exámenes pueden ayudar a determinar el curso del tratamiento para la paciente.
Científicos australianos encontraron un gen que es clave en la regulación de la respuesta inmune del cuerpo.