genética

genética

El acuerdo con 23andMe, le dará a la británica acceso exclusivo a la vasta base de datos de ADN de la firma respaldada por Google.
El método permite encontrar variantes de riesgo sin una muestra de control. Es decir, no necesitan comparar muestras de pacientes con cáncer con las de personas sanas.
Los resultados de estos exámenes pueden ayudar a determinar el curso del tratamiento para la paciente.
Científicos australianos encontraron un gen que es clave en la regulación de la respuesta inmune del cuerpo.
Se trata de millones de variantes genéticas que podrían ser factor de riesgo para 25 problemas neurológicos y psiquiátricos.
La calcificación cerebral familiar primaria (PFBC, por sus siglas en inglés) es una enfermedad neurológica que registra una alta incidencia entre los mayores.
El fármaco ayudó a mejorar los puntajes de desarrollo en bebés con la enfermedad genética, según mostró un estudio publicado el lunes.
Así lo creen investigadores del Centro para Medicina Personalizada de Mayo Clinic luego de concluir con éxito un estudio realizado en ratones.
Especialistas cubanos prepararán a los galenos de los programas Mi Salud, Bono Juana Azurduy y Telesalud.
El sistema podría ayudar a explicar por qué no todos los que son tratados con antidepresivos mejoran su condición y ser el camino hacia nuevos medicamentos.
Con el estudio, esperan relacionar las variaciones con mayor prevalencia de algunas enfermedades y la variación en la respuesta a ciertos fármacos.
Los noctámbulos también son más propensos a tener estrés y abusar de sustancias.
Aunque existen datos genéticos sobre la enfermedad,e n su mayoría son de estudios hechos en poblaciones caucásicas.
Con esta información, los pacientes podrían prevenir enfermedades hereditarias relacionadas con el ADN.
Uno de los objetivos es la capacidad de los insectos de curar heridas y regenerar tejidos.
Un equipo estadounidense del Instituto Broad del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) desarrolló una prueba de papel que permite ver a simple vista la firma genética de las personas en una tira de papel, como en las pruebas de embarazo.
La investigación realizada por tres universidades podría llevar a nuevos tratamientos para la enfermedad.
Investigadores de la Universidad de Nevada, Reno (EE UU), liderados por el español David Álvarez Ponce, han analizado la historia evolutiva del gen CMAH –que permite la síntesis de este azúcar– y revelan qué grupos de animales han perdido el gen y por lo tanto son más apropiados para el consumo humano y para trasplantes de órganos.
Las técnicas derivadas del estudio de la genética de cada persona pueden orientar al clínico en muchos sentidos.