republicanos

republicanos

El desorden en el Senado estadounidense controlado por los republicanos sacudió los mercados financieros y puso en duda que Trump pueda lograr aprobar otras de sus prioridades, como la reforma tributaria, en un Congreso dividido.
"Sufrimos una decepción por (la votación de) todos los demócratas y de algunos republicanos. La mayoría de los republicanos estuvieron leales, fantásticos y trabajaron muy duro", escribió el presidente norteamericano en Twitter.
Ésto luego de que la propuesta más reciente de los legisladores se topó con una significativa oposición en el Congreso.
Con una reputación como estratega experto en generar consensos, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, presentará el proyecto de ley revisado en un intento de unir a las dispares facciones republicanas y cumplir con una promesa del partido en las elecciones de 2016. Su objetivo es que se vote la próxima semana.
Los líderes republicanos fijaron hoy viernes como fecha para trabajar en el Senado en los cambios a la legislación del 2010, con los que buscarán rechazar gran parte de una reforma de salud impulsada por el expresidente Barack Obama.
La Ley de Asistencia Asequible de Obama de 2010, que se aprobó sin el apoyo republicano, amplió la cobertura del seguro de salud a unos 20 millones de personas, pero los republicanos la llaman una intrusión costosa del gobierno.
Por su parte, el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, se reunirá con senadores que están indecisos y que se enfrentan a preguntas de sus gobernadores y funcionarios estatales por Medicaid y posibles recortes al programa de seguros gubernamentales para pobres y discapacitados.
El presidente norteamericano reconoció que la falta de apoyo de cuatro republicanos del Senado deja la reforma del partido en un "camino muy, muy estrecho" para avanzar.
La propuesta, elaborada en secreto por el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, y otros colegas, fue alabada por el presidente, Donald Trump.
"Quiero asegurarles, antes de que este verano termine (...) el presidente Donald Trump y este Congreso mantendrán su promesa al pueblo estadounidense, y derogaremos y reemplazaremos a Obamacare", dijo Mike Pence.
Uno que podría mantenerse es el que afecta a la renta neta de la inversión, que impone una sobretasa de 3,8% sobre las ganancias de capital, dividendos e intereses, dijeron las fuentes.
El presidente norteamericano aumentó la presión para terminar con la regulación sanitaria con un tweet el martes por la mañana declarando que la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio "está en una espiral de muerte".
"Creo que ya es hora" de una votación sobre cuidados de la salud, dijo Trump en la Casa Blanca el martes.