China

China

Un estudio de la Universidad de Michigan ha evaluado la evolución de la inversión en ciencia e investigación médica en los últimos años.
El fármaco de diseño U-47700 ha sido, en China, hasta ahora una alternativa legal al fentanilo y derivados potentes como el carfentanilo.
Llamado fruquintinib, bloquea el suministro de sangre a tumores colorrectales. También podría usarse para el cáncer de pulmón de células no pequeñas.
Treinta paquetes para turistas internacionales fueron dados a conocer en la capital del país asiático.
Debido a una mayor conciencia sexual y una apertura a conductas sexuales menos estricta entre los jóvenes, el mercado de preservativos en 2024 podría duplicar los US$ 1.800 millones del 2015.
China padece una severa escasez de albúmina de sangre humana, calculada en 100 toneladas al año. El 60% de la demanda nacional de 420 toneladas depende de las importaciones.
En 2015 había en China 189.000 médicos generalistas, solamente el 6,2% del total de doctores, con una proporción de uno por cada 10.000 ciudadanos.
Asimismo, más de 4.000 individuos donaron órganos el año pasado, lo que suma un total de donativos de casi 10.000, señala el comunicado.
En 2016, los principales hospitales de Urumqi trataron a 8.645 pacientes extranjeros, lo que representó un incremento interanual del 16%, de acuerdo con la comisión de salud y planificación familiar de la ciudad.
El Centro Médico Infantil de Shanghai practica cada año más de 3.700 intervenciones cardíacas a niños, cifra que la sitúa en primer lugar entre todas las instituciones médicas del mundo.
El hospital Aier Eye destinará 152 millones de euros (US$ 161 millones de dólares) a la compra del 59,353% de las acciones de Baviera a través de su filial europea, a razón de 10,35 euros (US$ 10,97) por acción.
Cuenta con un capital inicial de tres millones de yuanes (US$ 435.000) y fue recaudado conjuntamente por las instituciones de prevención y tratamiento de enfermedades raras en la ciudad y farmacéuticas como Sanofi.
La inversión se produce cuando los hospitales públicos de China se enfrentan a duras demandas de una población en rápido envejecimiento.
Dentro de los cambios incluidos está la separación de ventas de fármacos del tratamiento médico en hospitales públicos.