tumores

tumores

El sistema redujo o eliminó el melanoma y los tumores de mama y pancreáticos triple negativos en ratones, incluso aquellos ubicados lejos de la fuente del tumor primario, informan los investigadores.
El estudio se realizó in vitro y con modelos animales in vivo, pero los investigadores esperan generar modelos tumorales para continuar avanzando.
La técnica, que fue probada en modelos animales con éxito, se llevará a un ensayo clínico para probarla en pacientes.
La científica española, María Ángela Nieto, quien trabaja en el Instituto de Neurociencias de Alicante, España, explica cómo se produce la metástasis del cáncer, a través de migraciones celulares dentro del cuerpo humano.
El avance de estos científicos de Basilea podría ayudar a detener la propagación de los tumores.
El equipo de Andrew Storfer, genetista evolutivo y profesor de Biología de la Universidad del Estado de Washington (EE UU), lleva más de una década estudiando cómo algunas poblaciones de estos marsupiales carnívoros están desarrollando resistencia genética a los tumores faciales.
Se trata de una forma de la enfermedad que puede ser tratado, pero la mayoría de estos tumores malignos mutarán y regresarán con una tasa de mortalidad de casi 100%.
Un nuevo estudio advierte sobre este posible efecto de los fármacos que inhiben los factores epigenéticos.
Se trata de una enzima que tiene un papel fundamental en el control de la proliferación, la invasión y la formación de metástasis de cáncer de mama.
Esto permite buscar y diagnosticar un tumor sólido. Con ello se consigue incrementar la sensibilidad, resolución y especificidad de estas pruebas.
De acuerdo con un nuevo estudio, una vacuna creada en base al virus demostró buenos resultados tratando la enfermedad.
Las pacientes con cáncer de mama que se someten a cirugía de extirpación tumoral con frecuencia tienen menos tejido mamario sano de lo necesario, porque los cirujanos extirpan rutinariamente un centímetro extra de tejido alrededor del perímetro del tumor como precaución para no dejar atrás las células cancerosas ocultas.
El medicamento, creado por investigadores españoles, podría llegar a utilizarse en otros 20 tipos de tumores.
Publicada este mes en la revista científica The BMJ – antes conocida como el British Medical Journal y una de las revista médicas más prestigiosas del mundo – la iniciativa busca que se dejen de realizar procedimiento innecesarios cuando no hay riesgo, pues en realidad se trata de lesiones benignas.
Se trata de un sistema con precisión mucho mayor que la de un radiólogo humano a la hora de encontrar pequeñas anomalías.
Se trata de nanorobots que pueden viajar a través del torrente sanguíneo en busca de tumores y ser evacuados del cuerpo una vez han cumplido su misión.
El dispositivo será instalado en un aparato portátil para ser usado en la detección de otras enfermedades también.
Investigadores relacionaron el receptor de membrana EphA2 con la capacidad metastásica de los tumores en el sarcoma de Ewing, el segundo cáncer de hueso más frecuente en niños y adolescentes, caracterizado por su agresividad y tendencia a metastatizar. Mediante nanoingeniería de fármacos, los científicos esperan desarrollar una molécula capaz de bloquear EphA2 y de administrar otras terapias de forma dirigida.
El medicamento pertenece a una clase de medicamentos de crecimiento rápido llamados inhibidores PD-L1 o PD-1 que ayudan al sistema inmune a atacar el cáncer al bloquear un mecanismo que los tumores usan para evadir la detección.