depresión

depresión

Los estadounidenses gastan miles de millones de dólares cada año en antidepresivos, pero los Institutos Nacionales de Salud estiman que esos medicamentos funcionan sólo entre el 60 y el 70% de las personas que los toman.
Una nueva investigación llevada a cabo por la Universidad de Warwick ha encontrado que aunque el ambiente físico por sí solo es poco probable que afecte negativamente el humor de los residentes, el pobre acceso a jardines y espacios al aire libre si podría.
Un estudio de la salud mental con respecto al uso nocturno de estos aparatos examinó la calidad del sueño de estudiantes, junto con el estado de ánimo, la agresión, las habilidades de afrontamiento, la autoestima y si estaban experimentando algún síntoma de depresión.
Investigadores descubrieron que el daño al sistema microvascular, causado a menudo por la hipertensión arterial o la diabetes, y empeorado por el hábito de fumar, está relacionado con un mayor riesgo de depresión entre las personas de 40 años o más.
Expertos indican que estos padecimientos afectan más en las etapas más productivas de la vida y que incluso pueden ser manifestaciones sanas.
La Inteligencia Artificial aplicada al Machine Learning podrá predecir la depresión en los pacientes, desvelar los síntomas más ocultos y establecer el mejor tratamiento personalizado.
Un nuevo estudio es el primero en medir el impacto de estas sustancias en el dolor emocional por el rechazo romántico.
Casi 49 millones de adultos trabajan en condiciones muy ruidosas, y más de un tercio de ellos nunca usan protección auditiva, según un estudio.
Tanto la enfermedad como la hospitalización son eventos estresantes en la vida de un niño, provocándoles un estado de ansiedad y depresión, que generalmente se manifiesta con llanto, excesivo apego a los padres, no quieren comer, no pueden dormir, expresan rechazo y agresividad.
A pesar de lo extendida que está la enfermedad, solo el 3% del gasto mundial en salud pública se destina a la salud mental, una cifra que varía entre el 1% en los países con menos recursos y un 5% en los países más desarrollados.
El medicamento es una droga médica con licencia, ampliamente utilizada como anestésico y para aliviar el dolor. Pero también se utiliza como una droga recreativa -a veces conocida como Special K- y puede llevar a algunas personas a la adicción y el abuso de drogas.
La compañía psará de todas formas a estudios en Fase III, luego de que su último estudio de mitad de etapa no demostrara una mejora significativa en general, aunque en una de las dosis habría igualado a las de los antidepresivos convencionales.
Los niveles de depresión aumentaron más de 18% desde el 2005, aseguró la Organización Mundial de la Salud, y una falta de apoyo al sector combinada con el temor a quedar estigmatizado significa que muchos no reciben el tratamiento que necesitan.
La ansiedad, la impulsividad y el consumo de alcohol son capaces de predecir el desarrollo de la dependencia al teléfono móvil, que ya se puede considerar una adicción para el 5% de la población española.
Según la entidad, en promedio, sólo el 3% de los presupuestos de salud de los gobiernos se gastas en salud mental, variando de menos del 1% en los países pobres a 5% en los ricos.