insuficiencia cardiaca

insuficiencia cardiaca

Descubierta en la Universidad Sao Paulo, la molécula ya obtuvo buenos resultados frenando la enfermedad en modelos animales.
Un estudio, realizado en el Instituto de Investigación Germans Trias i Pujol (IGTP) y liderado por Antoni Bayés Genís, se ha publicado en la revista PLoS One.
Así lo señala un estudio realizado por investigadores del hospital universitario norteamericano Johns Hopkins Medicine, que analizaron más de 11.000 adultos durante 19 años.
Un nuevo estudio realizado en ratones por expertos del CNIC ha comprobado cómo la eliminación de la proteasa OMA1 previene la insuficiencia cardíaca y, por tanto, desempeña un papel directo en la protección de los cardiomiocitos. La insuficiencia cardíaca se caracteriza como la incapacidad del corazón para cumplir adecuadamente con los requisitos energéticos del cuerpo.
Situados en los extremos de los cromosomas, los telómeros se van acortando a medida que el organismo envejece y ese acortamiento se ha relacionado con múltiples enfermedades, entre ellas el cáncer o la insuficiencia cardíaca.
Investigadores de varias instituciones de Valencia han desarrollado un método para mejorar la selección de pacientes con insuficiencia cardiaca que han de ser sometidos a terapia de resincronización cardiaca.
Este mal provoca que el corazón no logre bombear la cantidad de sangre apropiada para que el cuerpo humano pueda realizar sus actividades cotidianas.
Para mejorar la prevención y el tratamiento de esta patología, un equipo de científicos españoles ha identificado una adecuada expresión de los genes termogénicos presentes en el tejido adiposo epicárdico como factor protector contra la dolencia.
El trabajo, realizado por investigadores canadienses, apunta que esta proteína se puede usar en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca, tanto en el lado derecho como en el izquierdo del corazón.
Los centros encontrados cobran un promedio de US$ 7.694 por tratar la insuficiencia cardíaca con este método.
Los aumentos de los niveles de las hormonas norepinefrina y angiotensina en el cerebro derivan en que éste envía señales que empujan el diafragma hacia una sobrecarga que desata el síntoma.
La Agencia Nacional de Medicamentos de Francia había ordenado a la compañía suspender estos procedimientos en diciembre pasado tras la muerte de un paciente en octubre.