Trump

Trump

El Presidente llamó el martes al presidente ejecutivo de Pfizer, Ian Read, para informarle que las subidas de precios de la compañía el 1 de julio habían complicado los planes de fijación de precios de medicamentos del gobierno, lo que llevó a la empresa a postergar los aumentos planificados, según una fuente familiarizada con el tema.
La administración del presidente Donald Trump ha utilizado sus poderes reguladores para socavar a la ACA en múltiples frentes después de que el Congreso controlado por los republicanos el año pasado no logró derogar y reemplazar la ley impulsada por el presidente demócrata Barack Obama.
"Pfizer y otros deberían estar avergonzados de haber elevado los precios de los medicamentos sin ningún motivo", escribió Trump en una publicación en Twitter el lunes. "¡Responderemos!".
Los medicamentos son muy caros en Estados Unidos y el presidente quiere bajar los costos de una manera muy “sencilla”.
El Presidente señaló que espera que esto ocurra en dos semanas, pero no proporcionó detalles sobre qué compañías lo harían o los medios por los que proporcionarían tales reducciones.
Sin embargo, las acciones de servicios de salud aumentaron cuando quedó claro que la administración había evitado tomar medidas agresivas y directas para reducir los precios de los medicamentos.
Así lo señaló el secretario de Salud y Servicios Humanos de ese país, Alex Azar.
Las nuevas reglas permiten a los estados del país relajar las reglas sobre lo que las aseguradoras deben cubrir y además, les otorga más poder para regular sus mercados de seguros individuales.
Alegan que la ley ya no es constitucional luego de la derogación del año pasado de su requisito de que las personas tengan seguro médico o paguen una multa.
La administración dijo que autorizaría a los estados exigir que algunos receptores de Medicaid trabajen o participen en actividades comunitarias como voluntariado o capacitación laboral como una condición de elegibilidad para el programa gubernamental de seguro de salud para los pobres.
El Ejecutivo prohíbe a los CDC utilizar siete palabras, en una medida calificada de "ridícula" y que amenaza la salud pública, según critican expertos sanitarios.
Azar trabajó en Eli Lilly and Co durante una década, incluidos cinco años como presidente de su unidad Lilly USA, y dejó la empresa en enero, según su página de LinkedIn.
"Esta epidemia es una emergencia de salud nacional", dijo Trump, quien señaló que la crisis de opioides afecta a más de dos millones de estadounidenses en todo el país y el número sigue aumentando.
El martes, Trump había indicado su apoyo al acuerdo durante una conferencia de prensa.
En su cuenta de Twitter, Trump dijo que el proyecto de los senadores republicanos Lindsey Graham y Bill Cassidy es "genial".
Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid de Estados Unidos dijeron el jueves que planean gastar US$10 millones en publicidad para el próximo período de inscripción abierta de Obamacare que comienza en noviembre, un gran recorte de los US$ 100 millones gastados el año pasado.
"La crisis de los opioides es una emergencia y estoy diciendo oficialmente que ahora es una emergencia", dijo Trump a periodistas en Nueva Jersey. "Lo vamos a redactar y vamos a convertirlo en una emergencia nacional, es un problema serio, como el que nunca hemos tenido".
En un comunicado, los gobernadores se unieron a las aseguradoras presionando al presidente republicano, Donald Trump, para que retire las amenazas de recortar unos US$ 8.000 millones en subsidios que ayudan a reducir los costos de los estadounidenses de bajos ingresos bajo la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, conocida como Obamacare.
El pedido de acción del mandatario en un almuerzo con 49 senadores fue un cambio de estrategia respecto a la lejanía mostrada sobre la tarea de los legisladores en las últimas semanas.
El desorden en el Senado estadounidense controlado por los republicanos sacudió los mercados financieros y puso en duda que Trump pueda lograr aprobar otras de sus prioridades, como la reforma tributaria, en un Congreso dividido.