obesidad

obesidad

Desde 2014, cada chileno redujo su consumo de gaseosas y jugos con azucares adicionados en 700 mililitros al mes.
Del total de 4 millones, el 13% son niños, que quedan expuestos a futuras enfermedades.
El Instituto de Salud Pública de la Universidad Javeriana estudió el panorama que tendrían estos gravámenes en el país.
En su debate final en la plenaria de la Cámara de Representantes, un proyecto de ley que tenía el fin de combatir la obesidad, especialmente en niños, fue modificado a tal punto que sus ponentes aseguran que “le quitaron el alma”.
Expertos insisten en que esto se debe a desviaciones respecto a los valores de partida.
Los resultados permitirán a Galmed reunirse con los reguladores tan pronto como sea posible y discutir un diseño fundamental de estudio de Fase 3, dijo el CEO de Galmed, Allen Baharaff.
Con datos certeros advierten al próximo gobierno que se vive una “mega crisis” en salud pública a causa de la obesidad que genera enfermedades crónicas como la diabetes e hipertensión, al grado de que mexicanos que pertenecen a la clase media y alta están en riesgo de empobrecer debido a que la atención de estos males les resulta muy costosa.
Algunos países, como México, Francia y Gran Bretaña, ya aplican impuestos a las bebidas azucaradas y la OMS hizo en octubre de 2016 una recomendación no vinculante para que los gobiernos impusieran un gravamen del 20%.
Estudios anteriores habían demostrado que el exceso de masa corporal estaría relacionado con siete tipos de cáncer.
Según un estudio reciente, las mismas proteínas que moderan la dependencia a la nicotina, están involucradas en regular el metabolismo.
Una investigación indica que una mayor adiposidad aumenta el consumo de cigarrillos.
Una investigación, que fue desarrollada con ratones de laboratorio, determinó que la flora intestinal (bacterias en el intestino) de hembras en situaciones estresantes cambia hasta parecerse a la de machos con problemas de obesidad.
Las personas con obesidad son un 46% más costosos que las personas con peso normal, ya que tienen un 27% más de consultas médicas y tienen un 80% más de gasto en medicamentos.
Estudios recientes sugieren que la mala calidad del sueño podría ayudar al aumento del peso, al igual que no estar conscientes de las cantidades de comida que se ingieren.
Los niveles circulantes de cierto metabolito producido por algunas bacterias son un buen biomarcador metabólico de control glucémico y lipídico en la obesidad.
Así lo señala una investigación elaborada por las científicas mexicanas Gabriela Torres Mejía y Angélica Angeles Llerenas.
Adimark encuestó a 4.800 personas mayores de 15 años en las principales comunas de todas las regiones, a quienes se les consultó su peso y estatura, entre otros. Un 66% afirmó creer que tiene una vida saludable.
Pese a que normalmente se le denomina como una una epidemia, según el aumento en las cifras, la obesidad tendría más en común con las enfermedades contagiosas de lo que pensamos.
Esa fue la conclusión de un estudio que hizo seguimiento durante 10 años a 54.446 personas en España.