opioides

opioides

Estos fármacos han sido relacionados a un récord de 47.600 muertes por sobredosis en los EE. UU. en 2017,
Unos 130 estadounidenses mueren cada día por una sobredosis de opioides, según los Centros para el Control de Enfermedades.
Esto representa un incremento del 147% en relación con 2015, según proyecta un estudio que simuló la crisis aun mayor que se avecina por el abuso de analgésicos.
Según un estudio, la publicidad que se hace de estos fármacos explicaría parte de la epidemia de consumo que vive Estados Unidos.
Para esto, se utiliza una dosis individualizada de buprenorfina-naloxona, la alternativa más eficaz a la metadona.
La cifra se suma a la preocupación en el país por la llamada crisis de los opioides.
Mientras los opioides son de fácil acceso en las grandes ciudades del país, las regiones apartadas tienen muchas barreras para recibirlos.
La compañía vendió US$ 1.740 millones de OxyContin en 2017, según Symphony Health Solutions.
Allergan busca obligar a su rival a cubrir los daños que está obligada a pagar como resultado de cientos de demandas alegando que engañosamente comercializó un opioide que adquirió de una compañía que Pfizer compró.
Esto, por participar en fraudes en el cuidado de la salud que resultaron en más de US$ 2.000 millones en pérdidas y contribuyeron a la epidemia de opiáceos en algunos casos.
La entrega de folletos explicativos por parte del equipo médico ayudarían a que los usuarios eliminen de manera correcta los fármacos.
Por Jeffrey A. Singer, cirujano en el área metropolitana de Phoenix y académico adjunto del Cato Institute.
El Consejo de Asesores Económicos del gobierno señaló que la cifra representa 2,8% del producto interno bruto de ese año y es más de seis veces mayor que el costo económico más recientemente calculado para la epidemia.
Si aprueban el fármaco de Indivior, podría generar ventas de US$ 1.300 millones para 2025, según analistas.
Piden que directores independientes revisen e informen sobre cómo los consejos gestionan los riesgos legales, financieros y de reputación que enfrentan sus empresas como resultado de su involucramiento con opioides.
"Esta epidemia es una emergencia de salud nacional", dijo Trump, quien señaló que la crisis de opioides afecta a más de dos millones de estadounidenses en todo el país y el número sigue aumentando.
En un intento por combatir el abuso de opiáceos, las autoridades federales han implementado una serie de medidas para limitar el suministro de estos fármacos.
"La crisis de los opioides es una emergencia y estoy diciendo oficialmente que ahora es una emergencia", dijo Trump a periodistas en Nueva Jersey. "Lo vamos a redactar y vamos a convertirlo en una emergencia nacional, es un problema serio, como el que nunca hemos tenido".
La propuesta surge a medida que los legisladores  estadounidenses toman medidas para limitar la oferta.
Especialistas llaman a utilizar estos medicamentos solo como un último recurso para tratar el dolor.