Keytruda

Keytruda

El medicamento fue aprobado en combinación con Inlyta de Pfizer Inc. para tratar el carcinoma de células renales avanzado.
El medicamento, que está aprobada para tratar varias formas de cáncer, incluido el cáncer de piel y pulmón, es el medicamento más grande de Merck y generó ingresos de US$ 7.170 millones el año pasado.
Merck dijo que los tratamientos cuando se utilizaron como terapia inicial para el carcinoma avanzado de células renales (CCR) redujeron el riesgo de muerte en aproximadamente un 47% en su ensayo de etapa tardía.
El fármaco, entre una clase de medicamentos llamados inhibidores de PD-1, es el más vendido de Merck y ya ha sido aprobado para tratar varias formas de cáncer, como el cáncer de piel y pulmón.
El medicamento detuvo la progresión de la enfermedad en casi el 90% de los pacientes que lo tomaron durante dos años, dijo Merck, quien agregó que los hallazgos provienen de un nuevo análisis de datos de cuatro años de un estudio en etapa tardía.
La compañía dijo que su fármaco Keytruda ayudó a los pacientes con cierto tipo de cáncer de pulmón a vivir más tiempo y evitó que la enfermedad se propague, ayudando a consolidar su posición en el lucrativo mercado del cáncer.
El fármaco obtuvo ventas de US$ 1.460 millones de dólares en el trimestre, por encima de los 1.400 millones esperados.
Los resultados se presentaron en la reunión de la Asociación Estadounidense de Investigación del Cáncer en Chicago.
La compañía retiró una solicitud de Keytruda como un tratamiento inicial o de primera línea para el cáncer avanzado de pulmón en combinación con la quimioterapia.
La compañía dijo que las ventas trimestrales de su inmunoterapia contra el cáncer Keytruda excedieron los U$1.000 millones por primera vez, pero el costo de un ataque cibernético que paralizó temporalmente las manufacturas y disminuyó los productos sin patente causando la caída general de los ingresos.
Por Maribel Ramírez Coronel, Periodista en temas de economía y salud para El Economista.
La adquisición de IFM, cuyos sostenedores incluyen a Novartis, dará a Bristol-Myers acceso a los programas preclínicos de cáncer de la compañía.
Las ventas del fármaco, que funciona al frenar el sistema inmunológico, casi se triplicaron a US$ 881 millones en el segundo trimestre.
La compañía estaba probando keytruda junto con medicamentos de Celgene.
El mercado de los medicamentos "huérfanos" se podría duplicar en el período 2016-2022, llegando a un máximo de US$ 209.000 millones en 2022, según un informe de EvaluateGroup.
El descubrimiento sugiere que los médicos y los desarrolladores de fármacos tendrán que ser más inteligentes en la reducción a cero en las personas que se benefician de los nuevos medicamentos caros, que están revolucionando el cuidado de la enfermedad.
Se espera que el mercado global para las inmunoterapias del cáncer crezca más de cuatro veces a US$ 75.800 millones en 2022, según la firma de investigación GlobalData.
La utilidad neta atribuible a la empresa trepó un 38% a US$ 1.550 millones, o 56 centavos por acción, en el primer trimestre del año.
La compañía registró ganancias de US$ 1.570 millones, ayudada por el alza en las ventas de sus medicamentos contra el cáncer Opdivo y Yervoy.
Por Maribel Ramírez Coronel, Periodista en temas de economía y salud para El Economista.